| 7/8/2005 12:00:00 AM

La droga milagrosa

La astaxantina es un antioxidante 100 veces más potente que las vitaminas C y E. Retarda el envejecimiento y disminuye el riesgo de cáncer y problemas cardiacos.

La astaxantina es lo más cercano a la sustancia milagrosa que han buscado por años los investigadores para evitar algunas de las enfermedades más temidas, como el cáncer, el alzheimer y el parkinson y además parece ser la clave de la eterna juventud.

Ese compuesto es el antioxidante más potente que han encontrado los laboratorios. Los antioxidantes son sustancias que retardan el deterioro de las células. A medida que se envejece, las células acumulan radicales libres de oxígeno, que a su vez producen sustancias tóxicas que paulatinamente dañan la membrana celular. Ese deterioro está asociado con el envejecimiento, las enfermedades cardiovasculares, el alzheimer, el parkinson y la esclerosis múltiple.

Antes de la astaxantina, las vitaminas C, E, algunas carotenos y las vitaminas del grupo B eran las principales fuentes de antioxidantes. Incluso hace pocos años se habló de la vitamina E como la droga maravillosa para evitar el cáncer y los efectos del envejecimiento. Hoy, estudios del Centro de Investigaciones del Envejecimiento de la Universidad de Tufts, en Boston, comprueban que la astaxantina tiene de 100 a 500 veces más capacidad antioxidante que la vitamina E y 10 veces más capacidad que otros carotenos.

La astaxantina es un caroteno usado como un suplemento alimenticio en Japón y Europa desde los años 90. La produce el alga haematococcus y está en los salmones, camarones y truchas que se alimentan de ella.

Cuando el cuerpo humano lo absorbe, este caroteno pasa al hígado y allí una proteína transportadora lo lleva a la membrana celular donde atrapa los radicales libres.Además, captura el oxígeno que se produce en procesos de inflamación y por esto funciona como antiinflamatorio. Otros estudios muestran que fortalece el sistema inmunológico, porque incrementa el número de células T y los macrófagos, células que previenen las infecciones y el cáncer.

La astaxantina, con nombre comercial astaxin, está disponible en pastillas que se toman en dosis de 2 mg diarios. Algunos expertos aseguran que lo ideal es obtener los antioxidantes directamente de los alimentos. Los suplementos deberían ingerirse cuando haya alguna deficiencia y no aconsejan tomarlos indefinidamente pues pueden tener efectos adversos, aunque todavía no se ha descubierto ninguno derivado del uso de la astaxantina.

La comida de mar -en especial, el salmón- contiene este antioxidante en diferentes cantidades. Por eso se han vuelto tan populares las dietas 'mediterráneas', que tienen porciones generosas de pescado, vegetales de hojas verdes, vino tinto, tomates, pimientos, ajo y aceite de oliva.

Si bien es casi seguro que en el futuro aparezca un nuevo 'compuesto maravilla', por ahora, la astaxantina es la nueva estrella para quienes buscan una vida más prolongada.



Más de 100 años



Experimentos de la Universidad de Washington, Seattle, muestran que los ratones de laboratorio a los que se les aumentó el nivel de antioxidantes vivieron 20% más y tuvieron menos problemas cardiacos que otros animales no tratados. Si el resultado fuera igual para los humanos, las personas podrían vivir más de 100 años. Si las investigaciones son correctas, los antioxidantes más fuertes -como la astaxantina- serían la versión más real del quimérico elíxir de la eterna juventud, que ha encontrado ya expresiones populares en sustancias tan diversas como el orégano, el ajo, el tomillo o el botox.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?