| 4/16/2004 12:00:00 AM

La depresión es un asunto serio

Esta enfermedad, que sufren 121 millones de personas en el mundo, puede tener consecuencias extremas, si no se trata a tiempo.

Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, los trastornos mentales ocupan cinco de los diez primeros lugares entre todas las enfermedades que causan incapacidad. Solo en Estados Unidos se estima que se pierden US$44.000 millones al año por problemas de productividad asociados a la depresión. Aunque en Colombia no hay cifras disponibles sobre las consecuencias directas de esta enfermedad en la productividad de las empresas, la depresión afecta la calidad de vida de los ejecutivos.

La depresión es un desorden mental que se manifiesta con baja de ánimo, pérdida de interés o de placer, sentimientos de culpa, baja autoestima, problemas de sueño, apetito y concentración.

Según José Posada, médico psiquiatra e investigador principal del Estudio Nacional de Salud Mental que está llevando a cabo el Ministerio de Protección Social, en Colombia, "el 10% de los altos ejecutivos en Colombia, presenta al menos un síntoma de depresión y uno de cada 14 empleados se ve afectados por este trastorno".

Generalmente, la depresión es erróneamente asociada con estados de ánimo, como la tristeza. Pero la depresión es una compleja enfermedad, que sufren 121 millones de personas en el mundo y que tiene un conjunto de factores desencadenantes, síntomas y consecuencias que pueden llevar, incluso, al suicidio.

La depresión aparece por primera vez entre los 25 y 44 años, por causas muy diversas. Los factores psicosociales, como condiciones de vida adversas, la muerte de un ser querido, la ruptura de una relación importante o la pérdida del trabajo, así como factores genéticos y biológicos pueden dar paso a la aparición o persistencia de los episodios depresivos. Hay ambientes de riesgo que aumentan la probabilidad de presentar una depresión (ver recuadro). Algunos psiquiatras explican que ciertas medicinas prescritas para el tratamiento de otras enfermedades pueden causar episodios de depresión en los pacientes. A pesar de las investigaciones, los científicos no pueden determinar completamente cómo los desequilibrios en los neurotransmisores generan signos y síntomas de la depresión.



Los hechos reales

El número de pacientes depresivos en las oficinas colombianas podría ser muy elevado. Muchos psiquiatras consideran que casi todos los ejecutivos niegan la existencia y gravedad de esta enfermedad y se refugian en el trabajo o en el alcohol, lo cual puede traer consecuencias no solo en la disminución de la productividad laboral y la salud, sino en sus relaciones personales o, más grave aún, la muerte. Según la OMS, los trastornos depresivos y la esquizofrenia explican el 60% de los suicidios en el mundo.

La depresión en las mujeres se presenta con mayor frecuencia que en los hombres. Por ejemplo, el 30% de las incapacidades que resultan de las enfermedades psiquiátricas en la mujer son causadas por la depresión, mientras que en los hombres son solo el 12,6%. Los resultados preliminares del estudio del Ministerio de Protección Social indican que en el último año el 7% de las mujeres entrevistadas presentó algún episodio de depresión mayor, frente a un 3,6% de los hombres. Aunque no se tiene una explicación científica, el médico psiquiatra Rodrigo Córdoba atribuye este fenómeno a las situaciones de estrés que pueden incluir las responsabilidades primordiales en el hogar y el trabajo, ser madre soltera, el cuidado de los niños y los padres ancianos, los acontecimientos relacionados con la sexualidad femenina, entre otras.

"El principal problema de los ejecutivos colombianos que sufren de depresión está dado por el estigma social que produce la enfermedad, especialmente en los hombres", explica el doctor Posada. Al intentar ocultar la existencia de la enfermedad, se dificulta el diagnóstico temprano y, por tanto, el tratamiento oportuno. De hecho, el 80% de los ejecutivos tratados por la doctora Olga Albornoz, médico psiquiatra y presidente de la Asociación Colombiana de Psiquiatría, presenta depresión moderada o severa.

Para la mayoría de los pacientes se recomienda medicación antidepresiva, psicoterapia o ambas cosas. Los antidepresivos son eficaces en todos los niveles de severidad de la enfermedad y, al contrario de lo que piensa la gente, no producen adicción ni efectos colaterales, pero deben administrarse bajo un estricto control médico. Otra intervención es el establecimiento de sistemas de redes de apoyo para los individuos, las familias y los grupos vulnerables, como los ejecutivos en ambientes de riesgo. Pero según la OMS, la evidencia disponible respecto a la eficacia de la prevención de la depresión es menos concluyente: unos pocos estudios han mostrado que las intervenciones de prevención propuestas sean eficaces.

Es curioso que a una enfermedad con causas tan generales y manifestaciones tan diversas, se le atribuyan tantos males e, incluso, tantas muertes. Por eso, los expertos coinciden en recomendar que cuando aparezcan los signos de esta enfermedad (ver recuadro), se los tome en serio. El único que puede evaluar con precisión su estado es un psiquiatra. No dude en hacerlo, no es cosa de locos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?