| 2/18/2005 12:00:00 AM

Invierta saludablemente

Una pequeña emergencia médica puede dejar su bolsillo en cuidados intensivos. Un seguro protege su salud y sus finanzas.

Una urgencia médica le puede pasar a cualquiera. Si está afiliado a un Plan de Medicina Prepagada, por ejemplo, tanto un día de hospitalización básico en una institución de buen nivel, como un examen le cuestan un vale o bono, que puede estar entre $15.000 y $20.000. Si acude a una EPS y el caso no es de urgencia, el paciente es remitido a una institución que tenga convenio con la EPS respectiva. Por lo general, son instituciones de menor calidad hotelera. El costo corresponde a una cuota moderadora de EPS que está entre $5.000 y $15.000, dependiendo del sueldo que tenga la persona que está cotizando. Pero si está por su cuenta y riesgo, un día de hospitalización básico vale más de $300.000 y un examen especializado como un TAC del abdomen (el más usual cuando se cae un niño) cuesta $625.000.

Es claro que si usted asume los costos y no cuenta con ningún seguro médico, se expone a un riesgo enorme, pues cualquier imprevisto puede significarle un fuerte gasto inesperado. Por el contrario, si está afiliado a algún tipo de plan en salud, con una cuota mensual periódica puede proteger su salud y la de su familia. La cuota de un Plan Obligatorio de Salud, POS, si es empleado es del 4% del salario para el empleado (el empleador aporta otro 8%). Para Medicina Prepagada, MP, los precios difieren según el plan que se escoja, pues estas empresas tienen libertad en el régimen tarifario y de cobertura. Por ejemplo, en Coomeva los planes más completos cuestan alrededor de $92.000 por persona mensualmente. Pero entre más usuarios, las tarifas son menores. Este pago no es muy elevado, si se considera que le puede evitar tener que sacar varios millones en algún momento dado.



¿Para qué prepagada?

La decisión de afiliarse a un plan de MP o quedarse con su POS dependerá del servicio que usted desee, pues obviamente obtendrá instituciones, médicos y medicamentos de acuerdo con lo que esté pagando. El POS que ofrecen las Empresas Promotoras de Salud EPS cubre lo obligatorio. Aquí no obtendrá sino lo que se encuentre en el manual de actividades, normas y procedimientos del POS (Mapipos), el cual es dictaminado por ley. Y si bien el servicio que ofrecen las EPS ha venido mejorando por efectos de la competencia, no es igual al obtenido en las empresas de medicina prepagada. Estas últimas le dan acceso a las mejores clínicas y centros médicos, así como a un más amplio directorio de profesionales y especialistas.

En algunas de estas compañías, el modelo de atención le permite acudir directamente a especialistas sin necesidad de pasar por el médico general (como en las EPS), lo cual hace que el servicio sea mucho más oportuno.

En la parte hospitalaria, hay habitaciones individuales, incluso hay planes que cubren cama del acompañante y hospitalización en casa. Por el contrario, el POS está sujeto a la disponibilidad. Y por lo general, son habitaciones múltiples (compartidas).

La MP no requiere los trámites de aprobación que se hacen en las EPS ante una cirugía. Según las compañías de MP, cubren todos los medicamentos comerciales e intrahospitalarios hasta medicamentos de última generación.

No obstante, las empresas promotoras de Salud EPS tienen una gran ventaja, pues cubren patologías preexistentes (que existían antes de la vinculación al contrato, sépalo o no el afiliado) o enfermedades congénitas, las cuales no son cubiertas por las empresas de medicina prepagada. Además, tienen un cubrimiento familiar y responden por algunos medicamentos que no están cubiertos por la MP.

Por esto, estos productos más que sustitutos deberían considerarse como complementarios. De hecho, muchas empresas de medicina prepagada tienen también su EPS y ofrecen descuentos, planes especiales y servicios como transcripción de medicamentos para quien se afilie a los dos planes. Cabe recordar que para tener MP o una póliza de hospitalización y cirugía, debe tener POS.

La competencia ha hecho que las compañías se parezcan cada vez más en coberturas. Por esto, es frecuente que ofrezcan servicios adicionales, como descuentos en ópticas, farmacias, seguros de vida e incluso gimnasios, además de programas de prevención y control de enfermedades.

La afiliación a Medicina Prepagada alcanza hoy más de 813.000 personas. A las EPS podrían ser de cerca de 13 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?