| 9/30/2005 12:00:00 AM

Invertir en verdes

Las esmeraldas colombianas son una excelente inversión a largo plazo pues se pueden disfrutar, dejar en herencia, su venta está libre de impuestos y tienen la valorización de una especie que comienza a escasear.

Las esmeraldas colombianas siempre han gozado de una excelente fama entre los compradores de joyas por su color, brillo y dureza. Sin embargo, no es muy frecuente encontrar inversionistas que las consideren como una buena opción para diversificar su portafolio de activos financieros. Pero lo son. No solo se valorizan 16% al año, 6,5 puntos porcentuales más que un CDT, sino que por tener mercados donde no entran muchos especuladores, su precio no presenta grandes fluctuaciones, lo que las convierte en un activo más seguro que otros minerales que se transan en bolsa (oro, plata o platino) o que las acciones.

Además, la tendencia de precios de largo plazo debería mantenerse al alza, porque la producción de esmeraldas colombianas ha disminuido. Hasta hace unos años se encontraban esmeraldas en las cuencas de los ríos Muzo y Chivor. Hoy se requiere una explotación costosa y lenta en socavones, y las piedras son mucho más escasas.

Por eso, son una buena forma de hacer ahorros. "Las joyas han ayudado a muchas familias a salir de crisis económicas o quiebras", dice Jorge Alberto Liévano, dueño de una de las joyerías más tradicionales del país. Como el arte, las joyas son inversiones que se pueden disfrutar por años mientras se usan, se pueden heredar y al momento de venderlas, están exentas de impuestos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?