| 11/26/2004 12:00:00 AM

¿Intestino irritable?

El Síndrome de Intestino Irritable, SII, afecta al 20% de la población. Nuevos tratamientos han salido al mercado.

El Síndrome de Intestino Irritable -SII- es uno de los trastornos de salud más frecuentes en el mundo. Según el Departamento de Salud de Estados Unidos, una de cada cinco personas lo sufre. Y según el más reciente Consenso Latinoamericano sobre SII, en América Latina su prevalencia oscila entre 9% y 18% y representa cerca del 23% de las consultas a gastroenterólogos.

Aunque no se conoce la causa del SII, la buena noticia es que no es una enfermedad. No causa daño al colon ni cáncer ni otras enfermedades graves. Es un trastorno funcional del intestino que implica que no "marcha" como debería. Se caracteriza principalmente por dolor abdominal crónico asociado a alteraciones en los hábitos del intestino, como estreñimiento, diarrea o alternancia de estas disfunciones. Estos síntomas deben estar presentes durante 12 semanas, no necesariamente consecutivas, en los últimos 12 meses, para considerar que el paciente tiene SII.

El SII puede ser más que solo una molestia y hasta ser incapacitante. Quienes lo padecen pueden ser incapaces de asistir a eventos sociales y viajar. Más aún, un estudio interinstitucional de universidades y sector privado realizado en Colombia encontró una pérdida de productividad de 30% en promedio y de más de 4 días laborales en quienes sufren SII.

Si bien el rango de edad del SII está entre los 15 y 60 años, su mayor incidencia está en los jóvenes. Según el médico Jaime Alvarado, del departamento de Medicina Interna del Hospital San Ignacio de la Universidad Javeriana, el pico de incidencia del SII es durante la adolescencia o la adultez temprana, entre 15 y 35 años de edad. Por otra parte, las mujeres lo sufren más. Por cada hombre con SII, hay cuatro mujeres que lo padecen. Sin embargo, esto se puede deber a que las mujeres suelen hacerse más consultas, dice Alvarado.

Diagnosticar el SII puede ser difícil, dado que suele ser necesario descartar las enfermedades intestinales. El médico probablemente tomará una historia clínica completa, hará un examen físico y análisis de sangre. También hará exámenes para detectar sangre en la materia fecal. El diagnóstico del SII, posiblemente, involucrará una endoscopia del colon. Si el paciente es mayor de 50 años, el examen es obligatorio dada la prevalencia de cáncer de colon a esta edad. Si es menor de 50, puede ser necesario si la sangre oculta en la materia fecal es positiva, dice Alvarado. Por otra parte, puede no ser necesario si los síntomas comienzan temprano en la vida y han sido estables.



Tratamiento

El tratamiento del SII tiene dos opciones. Por un lado, por medio de medicamentos o cambios de hábitos alimentarios se puede intentar aliviar los síntomas. Por ejemplo, según el Consenso, los antidiarreicos deben usarse estratégicamente para episodios de diarrea que interfieran con el trabajo o la vida social. Sin embargo, no producen alivio del malestar ni del dolor abdominal. Por su parte, los antiespasmódicos tampoco son fármacos adecuados, aunque pueden ser útiles en el tratamiento de síntomas específicos, sobre todo el dolor. Por carecer de efectos adversos, desempeñan un papel importante en el tratamiento integral del SII. También se puede intentar un cambio de dieta. Sin embargo, no hay evidencia científica que apoye estos cambios. Por ejemplo, el aumento de fibra en la dieta no ha demostrado tener un beneficio terapéutico y su indicación sería para el estreñimiento. Con todo, dice el Consenso, muchos de los fármacos utilizados tienen un efecto no superior al de un placebo. Además, sus efectos secundarios limitan su uso o bien no están suficientemente evaluados.

Por otro lado, algunos medicamentos van más allá de aliviar los síntomas y actúan sobre el origen del malestar. Su uso depende de las características del síndrome. Si es de moderado a grave con predominio de diarrea, se puede utilizar el alosterón, cuyos efectos adversos incluyen, entre otros, el estreñimiento. Y si predomina el estreñimiento, lo cual es usual en el 80% de los casos, dice Alvarado, se puede utilizar el tegaserod, sobre todo en las mujeres. Estos medicamentos se deben tomar durante mínimo tres meses y cuestan alrededor de $120.000 al mes. El medicamento no está cubierto por el Plan Obligatorio de Salud. Sin embargo, el médico es quien debe tomar la decisión de qué medicamentos utilizar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?