| 3/30/2007 12:00:00 AM

Infección letal

El virus del papiloma humano es uno de los causantes del cáncer cervical. ¿Cómo se trata y cómo se disminuye el riesgo de contraerlo

El virus del papiloma humano (VPH) está conformando una verdadera pandemia de transmisión sexual. El virus está asociado con problemas de cáncer de cuello uterino, otros cánceres ginecológicos y lesiones precancerosas y se ha detectado en más del 80% de las mujeres jóvenes sexualmente activas. De hecho, la Universidad de Washington en Estados Unidos, calcula que en la actualidad, en el mundo, hay 630 millones de personas infectadas.

"Hay muchos tipos de Virus de papiloma, alrededor de 110", explica Mauricio González, ginecólogo oncólogo, miembro de la Asociación Colombiana de Ginecología y Obstetricia. "Se sabe que hay entre 30 y 40 que pueden presentar lesiones benignas o malignas y que pueden estar localizados en el área ano-genital. De estos se sabe que 15 modalidades pueden llegar a producir problemas de cáncer uterino. Los 15 son los que se denominan 'tipo de alto riesgo', porque pueden llegar a producir cáncer. Sin embargo, no todas las pacientes que tiene una lesión de alto riesgo desarrollan cáncer", agrega.



Cómo se contagia

El doctor González señala que esta enfermedad se contrae durante las relaciones sexuales, cuando se tiene contacto con áreas infectadas que no son protegidas por el condón. Para el VPH no existe cura, sin embargo, en muchos casos el mismo sistema inmunológico elimina el virus, pero en algunas personas el VPH permanece y puede causar lesiones que desencadenen un cáncer.

Las lesiones son verrugas genitales, muchas de las cuales pueden pasar desapercibidas porque se curan solas. Otras, las que no se eliminan, hay que tratarlas. Pueden ser cauterizadas, o removidas con un bisturí. Ruby Otero es tal vez la primera ginecóloga colombiana que difundió la importancia de tratar el VPH para prevenir el cáncer uterino. Ya en 1995 hacía tamizajes entre sus pacientas para detectar a aquellas que estaban afectadas por el virus y las trataba, a ellas y a sus parejas, con crioterapias, un método que elimina las lesiones generadas por el virus con el uso de temperaturas muy bajas. En todo caso, cuando se tiene VPH contraído por transmisión sexual es fundamental tratar a la pareja lo más pronto posible.

"Las mujeres que han tenido el problema de manera persistente serán las más propensas a padecer de cáncer o de precursores del cáncer. Se entiende por persistencia cuando la infección dura más de 18 meses", señala González.



Cómo prevenirlo

Una vida sexual sana debe ser prioridad de la pareja. El uso del condón, además de ser un método para prevenir embarazos no deseados, tiene como fin evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual como el VPH. La promiscuidad acrecienta el riesgo de adquirir enfermedades.

Las mujeres deben hacerse una citología anual para detectar la enfermedad y tratarla a tiempo. Su diagnóstico temprano disminuye el riesgo de que se convierta en cáncer. Las pruebas de tipificación viral se utilizan para identificar la clase de infección, su nivel de riesgo y su persistencia.

En la actualidad, hay dos vacunas comerciales contra el virus del papiloma humano que protegen contra el papiloma de alto riesgo y las verrugas genitales. "Esta vacuna protegerá a quienes tienen mayor propensión a producir cáncer. La vacuna se aplica a niñas y mujeres entre los 9 y los 26 años, puesto que los estudios de efectividad para personas mayores no han concluido. Estas vacunas están disponibles para el uso clínico y aplicación clínica", concluye González.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?