| 9/15/2006 12:00:00 AM

Giros: ¿sabe cómo recibirlos?

Los giros desde el exterior son cada vez más comunes. En 2005, Colombia fue el tercer país después de México y Brasil en recibo de remesas, con US$4.130 millones. Cuál es la mejor manera de hacerlos.

Hacer o recibir un giro de dinero desde el exterior no es difícil, pero si escoge la manera óptima para realizar esta operación puede ahorrar algo de tiempo y dinero.

Una primera decisión que debe tomar es si tramita las remesas por medio de un banco o de una casa de cambio. Las personas que no están bancarizadas o que envían pequeños montos de dinero prefieren utilizar casas de cambio. Las comisiones que ellas cobran por el envío, oscilan entre 3% y 5% del valor total de la operación. El sistema bancario es el preferido por quienes hacen giros de montos más grandes, porque en esas condiciones la comisión de esta transferencia resulta más competitiva. Al hacer una transferencia en un banco, la comisión por el giro vale entre US$20 y US$30, dependiendo de la entidad y del país de origen. Si se espera recibir más de US$10.000 en una sola operación, se debe hacerlo con un banco, pues este es el límite diario en una casa de cambio.

Para asegurar la recepción del dinero, los expertos recomiendan acordar con el remitente la fecha en que se realizará el envío para facilitar el cobro en el país. Cuando la persona del exterior efectúa la operación —sea por una casa de cambio o por un banco—, recibe un código que hace referencia al número de la transacción. El receptor debe acercarse a la entidad con su identificación, el código del giro y el nombre de quien lo envía. Las entidades bancarias y las casas de cambio tienen servicios que permiten notificar al receptor que su dinero ya llegó y lo puede reclamar, pero como estas transacciones demoran solo unos cuantos minutos en llegar desde su país de origen, la coordinación de receptor y remitente puede ser útil para tener el dinero más pronto.

En Colombia no se permite tener cuentas en dólares o euros y, por tanto, la persona que recibe las remesas debe realizar un procedimiento llamado monetización. La monetización es convertir la moneda extranjera en pesos. Los bancos y las casas de cambio hacen la conversión monetaria a una tasa, unos pesos por debajo de la tasa representativa de mercado (TRM).

Al reclamar el dinero, el receptor debe diligenciar la Declaración de Cambio, formulario No. 5, un documento que reporta al Banco de la República el monto de divisas que la persona recibió, quién las envió y por qué motivo. Es un control para saber detalles sobre las transferencias de divisas que se reciben mensualmente en el país.

No es necesario declarar ante la Dian la recepción de las divisas cuando el monto no excede el mínimo necesario para declarar renta. El único impuesto que se cobra es el 4 x 1.000 al recibir el dinero en efectivo. Con estos datos, una cuenta sencilla permite encontrar cuál es la mejor forma de traer dinero del exterior.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?