| 3/4/2005 12:00:00 AM

Gaste menos con gas

Si la gasolina pesa mucho en su presupuesto, la conversión a gas natural vehicular es una buena opción para ahorrar.

Cuando empezó la liberación de precios de los combustibles en enero de 1999 un galón de gasolina costaba $1.608, 3,28 veces menos que hoy. Esto evidencia que la gasolina ha aumentado muy por encima de la inflación del período. Y como el desmonte de los subsidios continuará, llenar el tanque del carro será cada vez más costoso. Con los precios internacionales del petróleo, un galón de gasolina costaría sin subsidios alrededor de $6.639,19, 26% más que el actual.

Ante esto, la conversión de vehículos a gas natural vehicular (GNV) se disparó en los últimos meses. Según el Ministerio de Minas y Energía, al finalizar enero de 2005 el número de vehículos convertidos a GNV alcanzó los 55.857 frente a los 29.922 que había al finalizar 2003. Solo en enero de este año se realizaron 2.688 conversiones a gas en el país, cerca de la mitad en Bogotá. Además, el gobierno está promoviendo la conversión de 40.000 vehículos durante 2005.

Y aunque inicialmente eran vehículos de servicio público como buses, taxis, incluso hay un TransMilenio a gas, o vehículos pesados como coches de valores, carros de basura, etc., ahora los vehículos particulares representan alrededor del 30% de las conversiones. Esto ante el ahorro en el tanqueo y en el gasto del combustible que trae la conversión y que según las entidades consultadas puede alcanzar el 50% frente a la gasolina.

Por ejemplo, Gas Natural S.A. EPS decidió congelar en Bogotá los precios del GNV en lo que resta del año en $860 por metro cúbico para incentivar su uso. Como por su capacidad de energía, un galón de gasolina es igual a 3 metros cúbicos de gas, significa que los clientes de GNV pagarán $2.552 por galón, la mitad de lo que pagan los que utilizan gasolina.



Haga cuentas

El costo de la conversión depende de tres factores: el cilindraje del vehículo, esto es, la capacidad volumétrica del motor; el tipo de vehículo si es carburado o a inyección y el cilindro a instalar en el vehículo (ver tabla con ejemplos).

No obstante, las empresas ofrecen fuertes incentivos como el programa comercial de "Incentivo un Millón", de Gas Natural, que reduce en $1 millón el costo de la conversión. Además, tienen esquemas de financiación que no requieren cuota inicial y se pagan contra el tanqueo. Esto es, cada vez que llena el tanque, el vehículo va a pagar lo mismo que si utilizara gasolina, pero una parte va a pagar el costo de la conversión. Por esto el ahorro total del 50% no se obtiene de inmediato. El gráfico muestra los meses en los que se obtiene el ahorro pleno, dependiendo de los kilómetros recorridos por día. Por ejemplo, un taxi que recorra 200 km/día comienza a percibir el ahorro pleno en 8 meses.

Para Jorge Cortés, experto en automóviles, en vehículos pequeños se pierde demasiado espacio en el baúl. Por otra parte, considera que se pierde autonomía ante el escaso número de estaciones para abastecerse. Por último, señala que la conversión trae una pérdida de potencia. Gas Natural dice que a la altura de Bogotá, la pérdida de potencia está entre 7 y 15%, pero señala que los avances tecnológicos disminuyen este efecto. Además considera que hay un buen número de estaciones, que está aumentando dinámicamente.

La principal recomendación es realizar la instalación en talleres que le brinden el adecuado respaldo y servicio técnico. Recuerde que cada conversión de vehículo a gas, debe ser avalada por un ente certificador como Icontec, Bureau Veritas, SGS.

Por todas estas razones, si la gasolina representa una parte importante de sus gastos y su vehículo le permite perder un poco de cilindraje y espacio en el baúl, la conversión a gas natural vehicular es una opción atractiva para considerar. Además, contribuye a reducir la contaminación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?