| 4/2/2004 12:00:00 AM

Fotos sin rollos

Conozca las posibilidades que le ofrecen las cámaras digitales para capturar momentos con buen píxel.

Digitalizar, comprimir y personalizar se han posicionado como los verbos de la era tecnológica. En la literatura, el cine, la música y la fotografía, sus alcances de acción crecen y hacen posible que las maravillas técnicas dejen de ser propiedad de algunos privilegiados para que se popularicen a la velocidad que los procesadores y la internet lo permiten.

Las cámaras digitales son un claro indicador del auge de las nuevas tecnologías en todo el mundo. Imágenes al instante, facilidad de manejo y la posibilidad de edición inmediata son características que empujan la venta de estos equipos.

La acogida popular a esta nueva forma de capturar imágenes ha hecho que las principales desarrolladoras Sony Corp., Canon Inc. y Sanyo Corp. (principal proveedor de equipos para otras marcas) estén aumentando su capacidad de producción, ya que la demanda mundial de cámaras digitales se encamina a un crecimiento del 50% durante 2004, para llegar a 65 millones de unidades.

Para ganar terreno, las cámaras han mejorado sus sistemas de captura, simplificándolos y haciendo que el tiempo de obturación sea menor, lo que ha reducido los problemas de timing, que convertían una fotografía de personas u objetos en movimiento en un ejercicio de adivinación. Ahora se consiguen cámaras fotográficas digitales con velocidades extrarrápidas de obturación, sin embargo, está evolución aún pesa en su precio.

Gracias a observaciones de los usuarios, las nuevas cámaras digitales han tenido que quedarse con la mecánica de visor de sus antecesoras, las reflex, en las que el usuario captura exactamente lo que ve, lo cual evita los recortes en la imagen que se presentarían al contar solo con un visor LCD.

Uno de los grandes lunares de las primeras cámaras digitales -que también se ha solucionado- es su anómala sensibilidad a la luz, que producía fotos pálidas u oscuras. Ahora, las nuevas opciones en equipos logran ciertos efectos manipulando la velocidad y la abertura del diafragma.



De compras

Siempre conviene darles una mirada a las posibilidades que ofrece esta tecnología al fotógrafo aficionado que quiere olvidarse de los rollos, el exposímetro, las aberturas de diafragma y demás detalles técnicos.

Para empezar, cuando vaya a comprar su cámara digital tenga claro cuál es su objetivo: hacer fotos familiares, tener recuerdos de viaje, tomar paisajes, obtener imágenes para su trabajo, iniciarse en la fotografía profesional o que simplemente le encanta tener lo último en tecnología, aunque a veces el aparato se quede de adorno (vea tabla comparativa).

Esta recomendación y conocer la jerga técnica (ver el glosario) lo orientarán para comprar de acuerdo con su perfil, sin enrollarse con una cámara demasiado avanzada para sus necesidades.

Las cámaras fotográficas digitales que puede encontrar en el país tienen dispositivos que ya son estándar en esta tecnología, por lo cual no representan un diferenciador de compra. Un ejemplo es el zoom digital, que varía levemente de una marca a otra en cuanto al detalle que puede lograr. Recuerde que el acercamiento con el zoom digital es un truco de cómputo que disminuye la calidad de la imagen que obtendrá al imprimir su fotografía.

No es tan común, en cambio, que cuente con un zoom óptico. Pero una cámara que lo tenga es más útil, pues permitirá más opciones de encuadre y acercamiento sin sacrificar la calidad de la imagen final.

Al comprar su cámara, tenga en cuenta que la duración de la batería es proporcional a la calidad de las imágenes que puede tomar -a mayor resolución, más consumo de energía-, y al tiempo que mantenga el visor o la pantalla LCD encendida. Las mejores son las cámaras cuya batería le permiten un día completo de tomas para llenar su capacidad de memoria.



Razones de pesos

Si hace cuentas sobre los costos de una cámara digital, piense en la posibilidad de evaluar las imágenes que toma, desechar las que no le gusten y contar con espacio para más fotos sin malgastar rollos y revelados.

Al pasarlas por el puerto USB a su computador, puede editar las imágenes, retocarlas, personalizarlas para compartirlas por correo electrónico con otras personas, combinarlas si tiene las aplicaciones adecuadas e imprimir las copias que quiera de la imagen que seleccione.

Incluso, las cámaras digitales pueden captar video con audio, reproducir música en MP3, WMA (Windows Media Audio), captar imágenes fijas con comentarios de audio o solo el audio como una grabadora de periodista.

Con sus beneficios, puede capitalizar en ahorro la inversión que significa la compra de una cámara de buena marca. Busque la suya y digitalice sus vacaciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?