| 8/30/2007 12:00:00 AM

Encanto en rosa

La suavidad y frescura del vino rosado lo hace muy apetecido en los veranos en Europa y Estados Unidos. Es un vino ideal para degustar en una tarde soleada, ya que sin muchas pretensiones proporciona una experiencia placentera.

Las hermosas tonalidades rosadas que destellan de la transparente botella, atraen la mirada y cautivan por su particular coloración. Su agradable belleza es una invitación a descubrir qué sabores se ocultan en este vino espontáneo y singular. El vino rosado o rosé no es muy conocido en el país, pero cada vez cobra más adeptos. En especial, porque es un vino ligero y agradable que hace un perfecto maridaje con la comida y el clima tropical.


Espectro de color

Este vino tiene una elaboración muy particular que es la que le permite obtener su característico color. "El vino rosado se obtiene de las cepas de vino tinto que se dejan macerando con los hollejos de las uvas por unas cuantas horas o uno o varios días, según la intensidad del tono que se desee. Debido a que su proceso es igual al del vino blanco, todos los residuos sólidos se eliminan antes de la fermentación", explica Silvia Sarmiento, enóloga de la Universidad de Montpellier, Francia. Al elaborar el vino gris o rosé claro, las uvas son maceradas tan pronto llegan a la cava, lo que permite que el color se impregne rápidamente. Sin embargo, el contacto con los hollejos de la uva (la cáscara) es más corto y así es como el mosto (zumo de la uva que se obtiene al prensarlo) adquiere el tenue matiz. Los vinos grises o pálidos destacados son el Gris de Borgoña o el Rosé del Valle del Loira.

Otra forma de obtener este vino, es por medio de un proceso conocido como el sangrado o saignée, el cual permite alcanzar un color más intenso, en el que cada hora durante la fermentación inicial, el enólogo remueve de la cuba una cierta cantidad del zumo hasta darle la tonalidad deseada. El vino rosado de la Provenza francesa cuenta con este proceso de realización.

Finalmente, está la mezcla de vino tinto con vino blanco, pero este método es prohibido en Europa, puesto que se cuestiona su calidad y proceso.

Las cepas más utilizadas para obtener el vino rosado son Syrah, Cinsault, Malbec, Merlot, Cabernet Sauvignon, Garnacha y existen algunas cepas como el Pinot Gris y Muscat Rosada que tienen un matiz rosa cuando maduran las uvas que se conservan en la fabricación del vino. Francia es el primer productor mundial de vino rosado, seguido de España, Portugal y Estados Unidos.

Los vinos rosé no son solo rosados, existe un amplia paleta de colores que puede ir desde un naranja sutil, hasta alcanzar tonos purpúreos o fucsia. El espectro de color también permite obtener desde un suntuoso carmesí cristalino, hasta un suave rojo claro con visos violetas.

Hechizo frutal

Sarmiento señala que, cuando se disfruta de un vino rosado, se pueden apreciar sabores frutales y florales. Al tomar el vino y dejarlo reposar en la boca, se perciben los sabores de frutos rojos como las bayas, frambuesa, fresa, cereza, ciruela, grosella y mora, al igual que los aromas florales de las flores silvestres.

Al ser un vino joven y de poco tiempo de guarda, es relajado y fresco, tanto que cuando se degusta se descubre una acidez refrescante. Los vinos rosados son más suaves que los blancos y tienden a ser ligeros, de cuerpo medio, aunque los hay más secos o dulces. Los vinos de Provenza tienden a ser más ligeros, los de Burdeos con un mayor cuerpo y los del Nuevo Mundo, los españoles y sicilianos tienen una mayor presencia en boca y son más afrutados.

A disfrutar la vida en rosa

"Es importante que, al tomarlo, el vino esté frío (entre 7 y 9 grados centígrados) ya que permite expresar mejor sus sabor y se puede servir en copas de vino blanco. Es perfecto para acompañarlo con carnes rojas a la parrilla, pescado, ensaladas y comida mediterránea", recomienda la experta en vinos Natalia Aprile. Su consumo debe ser rápido ya que no es un vino para guarda de más de dos años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?