| 4/13/2007 12:00:00 AM

En boca cerrada...

Si quiere evitar que sus compañeros y hasta su jefe se enteren de los aspectos más íntimos de su vida personal, Dinero le ofrece unos cuantos consejos para mantener su privacidad en la oficina.

De las 24 horas del día, pasamos alrededor de 10 o más trabajando y conviviendo con los compañeros. Compartir es inevitable, pero ¿cuánto de su vida está compartiendo con ellos? De pronto, demasiado. Ser la comidilla de la oficina es engorroso y molesto, por lo tanto debe ser consciente de que si no quiere que los demás se inmiscuyan en su vida hay que mantener la discreción.

1. No utilice el correo de la oficina como correo personal
Puede ser muy tentador enviar el último chiste, video caliente o incluso todos los detalles de su loco fin de semana. Sin embargo, absténgase de hacerlo. Las empresas son las dueñas del software que está utilizando y pueden monitorear el uso del correo por razones tan sencillas como lentitud del servidor o delicadas, como problemas con difusión de información privilegiada.

2. Piense que su mensaje puede ser compartido con otros
En el afán de mandar el mensaje a la carrera, puede enviarlo a la dirección incorrecta. Tenga cuidado con lo que escribe y sobre todo si son temas delicados que pueden generar malestar en la oficina. Si quiere mantener la información de sus mensajes confidencial, esté atento a quién lo envía o, dado el caso, es mejor que discuta el tema telefónicamente.

3. Evite el uso de la tarjeta de crédito corporativa para efectos personales
Si tiene una tarjeta de crédito corporativa úsela con moderación para los eventos relacionados con la empresa, como una invitación a comer con clientes o en caso de emergencia en un viaje de negocios. No abuse de este beneficio, y mucho menos si no quiere que media compañía se entere que se pagó la liposucción o el último equipo de golf, gracias a las ganancias generadas en el último trimestre.

4. No deje el volante de nómina rondando por ahí
El sueldo siempre será un tema sensible para todos y puede haber diferencias que resultan molestas para los compañeros. Qué incómodo que todos comenten que lo que usted gana es mucho comparado a lo que gana Fulanito. Apenas reciba el volante, guárdeselo en la billetera o cartera, y archive esta información en casa.

5. Pague sus facturas en casa
Internet nos ha facilitado la vida a todos y ahorrarse la fila en el banco tiene que ser una de sus mejores ventajas. Por lo tanto, debe tener cuidado de su uso en la oficina puesto que se pueden enterar de sus gastos, pasiones y hasta deuda hipotecaria. Esa información es personal y es mejor evitar que la gente se entere en qué se gastó el sueldo que ya todos resienten que usted gane.

6. No comparta sus contraseñas
No le cuente al otro que su clave personal es el apodo de su novio o novia (el cual repite 10 veces al día sin temor de ser escuchado y en voz empalagosa). Apréndaselos de memoria y si los escribe, guárdelos en un lugar secreto.

7. Evite comentar la vida de los otros
El chisme es muy tentador y es inevitable querer comentar la pinta del otro o el estilo de vida de aquél. Sin embargo, la conversación puede ser sacada de contexto y volverse chisme. En un buen ambiente laboral, es normal divertirse pero es importante el respeto por los compañeros y sus vidas. Piense que eso que usted habla de los demás lo pueden decir de usted.

8. Hable temas delicados en privado
Si la conversación que está teniendo por el teléfono puede volverse agitada y extremadamente personal, es mejor que la haga por celular o en su tiempo libre. Algunas empresas graban las conversaciones y todo lo que diga será registrado en su contra. En otros casos, no falta el sapo de la oficina que está al tanto de todo lo que usted dice y por lo que está pasando. Para que otros no se inmiscuyan en sus asuntos privados, es mejor que tenga la conversación por el celular y salga de la oficina para que nadie escuche sus problemas.

9. Prudencia con sus conversaciones
Si siente que su compañero es una persona en la que puede confiar, tenga cuidado lo que le cuenta. Otros pueden estar espiando su conversación y transmitiéndosela a alguien más. Si tiene un problema familiar o con el jefe, manéjelo directamente con la persona a la que le concierne, ahórrese discutirlo con los demás.

10. Apague el computador
Cuando no esté sentado frente a su computador es mejor cerrar la cesión y volver a ingresar cuando regrese. Cualquiera puede sentarse a ver en qué páginas ha ingresado, leer sus correos enviados y recibidos o, pero aún, mandar alguno como si hubiera sido usted.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?