| 2/20/2004 12:00:00 AM

El regreso de la siesta

Dormir al mediodía es la mejor fórmula natural para mejorar la productividad.

Elbert Einstein, quien dormía cerca de 12 horas diarias, afirmó que "las siestas son recomendables para refrescar la mente y ser más creativo". Esta teoría, que durante muchos años estuvo medio olvidada, volvió a ser planteada en un estudio de la Universidad de Harvard. Sus resultados parecen respaldar la afirmación del físico: quienes hicieron siesta mejoraron notablemente su aprendizaje visual, atención y memoria.

El estudio, que partía de varios experimentos y buscaba medir el desempeño de varios grupos de sujetos en tareas de aprendizaje visual, actividades motrices y memoria, concluye que quienes no toman la siesta presentan una disminución en algunas habilidades y destrezas. Uno de los experimentos consistió en reportar la orientación de algunas figuras geométricas que aparecen en un computador (tarea visual). Los resultados de esta tarea fueron empeorando hacia la cuarta sesión del día. Los sujetos a los que se les permitió una siesta de 30 minutos después de la segunda sesión previnieron el deterioro en el rendimiento, mientras los que tomaron una hora de siesta mejoraron su desempeño en la tercera y cuarta sesión volviendo al nivel de las prácticas iniciales. Los investigadores piensan que la red nerviosa se va saturando y que el deterioro en el desempeño es un mecanismo para preservar la información que ha sido procesada visualmente, pero que no ha sido consolidada en la memoria durante la etapa de sueño.

Los voluntarios que hicieron la siesta durante el experimento mejoraron su sueño en la noche y recordaban con un 50% más de claridad las actividades realizadas. Según Miguel Dávila, neurólogo, "la siesta previene la fatiga mental después de trabajar 4 ó 5 horas".

En resumen, el estudio establece que con siestas de diferente duración se obtienen resultados distintos, en tareas que involucren aprendizaje y habilidades motrices. Las empresas deben pensar cómo ayudar a sus empleados a mejorar la productividad y una de las formas más eficientes y rápidas puede ser induciendo a sus empleados a tomar un descanso entre las dos jornadas de trabajo. Este consejo lo han seguido empresas españolas, chilenas y estadounidenses.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?