| 2/18/2005 12:00:00 AM

El peligro de la fórmula propia

La automedicación resulta peligrosa, pues los medicamentos son efectivos solo en el tratamiento y prevención de enfermedades, cuando los formula un profesional.

En Colombia, se pueden comprar fácilmente medicamentos sin fórmula médica. En las droguerías del país se consiguen desde jarabes para la tos, antigripales y pastillas para el dolor de cabeza hasta compuestos que ayudan a dormir, sedantes suaves, digestivos y laxantes. Las personas buscan el consejo de un amigo, un familiar o de la persona que atiende la droguería para calmar los dolores que las aquejan, evitando ir a un especialista para ahorrarse lo de la consulta médica.

Estas personas no tienen presente que tarde o temprano la automedicación puede resultar peligrosa, pues los medicamentos son efectivos únicamente en el tratamiento y prevención de las enfermedades, cuando se formulan adecuadamente bajo las indicaciones de un profesional. Cada organismo es diferente y cada uno reacciona de una manera distinta a un medicamento; además, es posible que el padecimiento no sea el mismo por muy similar que parezca. "Incluso, la dosis cambia entre personas, pues no es lo mismo darle una dosis a una persona de 20 años que a una de 70", asegura el doctor Óscar Mejía, de Salud Colpatria medicina prepagada.

El uso inapropiado de las drogas puede desencadenar consecuencias negativas que van desde no curar la enfermedad, hasta en casos extremos, la adicción o la muerte, pasando por reacciones alérgicas, vómitos, diarrea, intoxicaciones y daños orgánicos. Por ejemplo, algunos analgésicos comunes, como la aspirina y el ibuprofeno, pueden provocar reacciones alérgicas, explica Mejía, y cuanta más gente toma estos remedios, más casos se descubren.

Los antibióticos son los de mayor venta libre, pero si son mal utilizados pueden causar resistencia a los agentes que producen las infecciones. Algunas personas no conocen el verdadero efecto que tiene un antibiótico y lo toman para lo que no es.

Por otra parte, los analgésicos no deben tomarse por períodos muy largos. Si se toman por más de 10 días seguidos, la persona se expone a dolorosos efectos, como irritación de la mucosa estomacal. "En cualquier caso, lo más importante es que si el síntoma persiste, se debe consultar al médico", explica Mejía.

El médico prescribe cualquier medicamento teniendo en cuenta la historia clínica de cada paciente, su estado de salud, sus antecedentes, patologías, las medicinas que toma, etc. Por lo anterior, los familiares, los amigos e, incluso, el farmacéutico pueden recomendar, pero les faltan los conocimientos en medicina y la capacidad de diagnóstico que tiene el médico.

Si usted insiste en automedicarse, por lo menos lea con cuidado las indicaciones, contraindicaciones y la dosificación. Fíjese en la fecha de expiración, que sea un fármaco de marca reconocida y que tenga el registro sanitario del Invima.

Pero el consejo más sano, es acudir al médico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?