Revista Dinero

| 9/16/2005 12:00:00 AM

El monto de su pensión

Conocer cómo la administradora calcula su pensión le puede ayudar a planear un mejor retiro.

Los afiliados al sistema pensional creen que su mesada depende de las semanas cotizadas y del salario, y así proyectan sus expectativas futuras. Luego de 11 años de entrar en vigencia la ley 100 (1 de abril de 1994), aún no son claros los cambios que introdujo y, por ello, hay desconocimiento sobre los factores determinantes de la pensión en cada régimen.

Mientras en el régimen de prima media RPM, que administra el Instituto de Seguros Sociales ISS, el monto de la pensión está predeterminado por la ley mediante una fórmula que es función del ingreso base de liquidación IBL (promedio de los salarios de cotización de los últimos 10 años anteriores a la pensión o el de toda la vida laboral si es más favorable, actualizado anualmente con el índice de precios al consumidor) y el número de semanas cotizadas; en el Régimen de Ahorro Individual RAI, por ser un sistema que se fundamenta en el ahorro en cuentas individuales, la pensión es función del monto ahorrado en la cuenta, la edad y expectativa de vida del afiliado y los beneficiarios y el interés efectivo que genera la administradora sobre el fondo administrado.

Por ejemplo, un hombre de 60 años que se pensionase este mes, casado con una mujer cinco años menor que él, y que acumuló en su cuenta de ahorro individual $857 millones, producto de 35 años de trabajo, obtendría una pensión en RPM de $3.459.877 si no está en el régimen de transición, ó $4.379.591 si conserva el régimen de transición (ver Dinero No. 237). Y en el RAI su mesada sería de $4.808.939, según cálculos de la AFP Protección.



En el RPM

En el régimen de prima media RPM, la pensión es igual al ingreso base de liquidación (IBL) multiplicado por un porcentaje del IBL (r). Este último se calcula con la fórmula:

r = 65,5 - 0,5 * s,



donde s es el número de salarios mínimos legales mensuales vigentes (IBL/Salario Mínimo). Como el hombre de nuestro ejemplo ganó 12,76 salarios mínimos durante sus últimos 10 años laborales ($4.866.212/$381.500), el r que le corresponde es 59,12 (65,5 - 0,5*12,76) por las primeras 1.050 semanas trabajadas. Sin embargo, por cada 50 semanas adicionales este porcentaje se incrementará en 1,5%, con lo cual el porcentaje de pensión que obtendrá será del 71,12% del IBL ($3.459.877), pues trabajó 423 semanas adicionales a las mínimas.

En este régimen, cuanto más altos sean su IBL y el número de semanas cotizadas, mayor será el monto de la pensión. Sin embargo, la fórmula está diseñada para ser decreciente en función del ingreso, pues trata de darles un porcentaje más alto a los que tengan salarios bajos y, por tanto, IBL menores, y un porcentaje más bajo a los salarios altos. Por esto, el r puede tomar un valor máximo de 80% cuando el IBL es igual al salario mínimo o 70,5% cuando el IBL es de 25 salarios mínimos. Pero si usted está en el régimen de transición lo cobijan normas anteriores a la ley 100 de 1993, que le permiten pensionarse hasta con el 90% del IBL.

A partir de 2006, el número de semanas mínimas (1.050) requeridas se incrementará anualmente en 25 semanas hasta completar 1.300 en 2015. Y a partir de 2014, la edad para pensionarse en este régimen aumentará en dos años: 62 años para hombres y 59 para mujeres.



En el RAI

Por su parte, los afiliados al régimen de ahorro individual con solidaridad tendrán derecho a una pensión de vejez a la edad que escojan, siempre y cuando el capital acumulado en su cuenta de ahorro individual les permita obtener una pensión mensual superior al 110% del salario mínimo legal mensual vigente a la fecha de expedición de la Ley 100 de 1993 ($81.510), reajustado anualmente según la variación porcentual del índice de precios al consumidor. Para el cálculo de ese monto se tendrá en cuenta el valor del bono pensional, cuando hubiere lugar a él. Para 2005, este 110% era de $413.344. No obstante, podrán seguir cotizando y su empleador tendrá que hacer los respectivos aportes hasta alcanzar la edad legal para acceder a la pensión.

Por esto, la pensión será mayor entre más alto sea el capital conformado al momento de la pensión. Este capital se compone por el saldo en la cuenta individual con sus respectivos rendimientos, el capital correspondiente al bono pensional si a él hubiere lugar (negociado en el mercado secundario de valores o redimido según el momento en que se pensione) y los aportes voluntarios que el afiliado quiera destinar a tal fin.

Si nuestro hombre acumula en su cuenta individual $429 millones, su pensión se reduciría también a la mitad: $2.404.470. Pero si ahorra 30% más en su fondo alcanzará los $1.114 millones y su pensión sería mayor: $6.251.621. En este sistema, la pensión es función del ahorro. Por esto, a mayor pensión deseada deberá acumular más capital en su cuenta individual. Y como no hay mejor aliado del ahorro que el tiempo por el efecto del interés, cuanto más joven empiece a ahorrar, mejor.

El otro factor que consideran las administradoras para el cálculo es el cuadro de beneficiarios, pues esto determina el tiempo durante el cual la compañía pagará la pensión. Entre más tiempo tenga que responder la administradora, menor será la pensión.

Muchos afiliados creen que su pensión depende de su edad y expectativa de vida. Pero la administradora tiene en cuenta las características del afiliado y de los posibles beneficiarios que tendrán derecho a la pensión de sobrevivientes, ya que debe financiarse con el mismo capital. Así, si el hombre está casado con una mujer de 45 años (no de 55) su pensión sería de $4.444.347, 8% menos, pues la administradora tiene la expectativa de que la esposa vivirá más tiempo, y que tendrá que repartir el monto de la cuenta de ahorro individual en más años. Si no tiene beneficiarios, su pensión alcanzaría $6.026.885.

Cabe aclarar que las expectativas de vida están establecidas por la Superintendencia Bancaria en las tablas de mortalidad de rentistas (resolución 00497 de 1997), que están basadas en la experiencia registrada por el ISS entre los años 1980 y 1989. Por tanto, son las mismas para todas las administradoras. Pero muchos expertos dicen que las tablas necesitan una revisión para reflejar las nuevas condiciones de la población.

El último factor que tiene en cuenta la administradora es la tasa de interés real anual, con la cual la sociedad administradora realiza las proyecciones de capital para otorgar las pensiones. Esto es, el interés técnico. Cuanto mayor sea la rentabilidad con la que se manejará el dinero durante todo el tiempo en que se tenga la obligación, mayor será la pensión. Sin embargo, aquí lo mejor es que las proyecciones sean lo más conservadoras posible (pues al cliente se le paga el desempeño real). En la actualidad, las están efectuando con 4 y 5 puntos reales, algunos puntos menos a los obtenidos por el sistema de fondos.

Otra consideración muy importante es que el número de las mesadas por recibir será 13 ó 14, dependiendo del monto de la pensión. Según el acto legislativo 01 del 25 de julio de 2005, si la pensión se causa antes del 31 de julio de 2011, y es menor o igual a tres salarios mínimos mensuales legales vigentes smmlv, recibirá 14 mesadas al año. Pero si es mayor a 3 smmlv o pensiones causadas después del 31 de julio de 2011 (sin importar el monto), recibirá 13 mesadas al año.

Usted cotiza y cotiza sin saber a qué le dará esto derecho en el futuro. Sin saber si será suficiente o deberá complementar su ahorro con un fondo voluntario. El mayor conocimiento de los factores que se involucran en el cálculo de la pensión le permitirá construirla mucho mejor.
¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×