| 3/5/2004 12:00:00 AM

¿Dolor de cabeza?

Para combatir esta enfermedad es necesario distinguir entre la migraña y la cefalea tipo tensión.

El dolor de cabeza es un desorden frecuente y recurrente que puede afectar seriamente la vida de una persona. Desde los dolores causados por los cambios de postura, la tos o la exposición al sol, hasta la migraña, cuya causa sigue siendo un misterio, este parece ser un mal que todos alguna vez hemos padecido.

Según el doctor Rodrigo Isaza, presidente de la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor Craneofacial (Acodoc), "mientras el 16% de las mujeres y el 6% de los hombres sufren de migrañas, el 90% de las mujeres y el 87% de los hombres padecen 15 días al año de cefalea tipo tensión". La diferencia no está solo en las cifras; los síntomas, la causa y el tratamiento difieren en cada caso.

La cefalea tipo tensión es el dolor más frecuente: se presenta a los lados de la cabeza, con irradiación hacia la parte inferior y el cuello. La intensidad puede variar, pero rara vez incapacita al paciente. A diferencia de la migraña, el enfermo no presenta náuseas, ni percibe "lucecitas" o "manchas oscuras" en el campo de visión.

Aunque las causas de la migraña y la cefalea tipo tensión aún están siendo estudiadas, se han identificado algunos factores precipitantes de los ataques. Un ataque de dolor de cabeza puede ser inducido por el estrés, las condiciones ambientales, la excesiva fatiga, el ayuno e incluso algunos alimentos, que pueden causar migrañas que incapaciten a la persona hasta por cuatro días. Mientras este dolor se puede relacionar fácilmente con la causa, pues se presenta después de comer, otros factores como el estrés pueden provocar dolores de cabeza, como una reacción tardía del organismo.

"En la mayoría de los casos de cefalea tipo tensión, los analgésicos producen alivio si se toman apenas aparecen los síntomas", explica el otorrinolaringólogo Rodrigo Rey. Para las migrañas se recomiendan terapias con medicamentos, técnicas de retroalimentación dirigidas a identificar los desencadenantes, reducción de estrés y eliminación de ciertos alimentos de la dieta. En general, lo más recomendable es acudir al médico pues el tratamiento depende de los factores que inducen el ataque.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?