| 2/4/2005 12:00:00 AM

¡Cuídese la espalda!

El dolor de espalda más común, con el 95% de los casos, tiene causas mecánicas. Es decir, se debe a malos hábitos.

Es lunes por la mañana, usted acaba de pasar una mala noche y tiene una semana apretada con diligencias en el banco, reuniones familiares, fechas límite en la oficina y muchas tareas pendientes que lo aturden. Cuando trata de levantarse, siente un dolor agudo que lo paraliza; se ve obligado a acostarse , buscar una posición en la que la punzada sea menor y esperar.

Pasan unos minutos y, con cuidado, se levanta, se da una ducha esperando que el agua caliente lo alivie, y aunque el dolor es fuerte, decide continuar su día. Con todo lo que tiene que hacer, no le alcanzará el día.

El problema se va haciendo peor; a medio día usted ya no puede continuar. El dolor no le permite hacer sus actividades diarias, y el estrés que esto le provoca, empeora el dolor. Tiene que dejar todas sus tareas a un lado y conseguir un médico.



¿Qué dicen los médicos?

El dolor de espalda es uno de los males más comunes entre los ejecutivos, que le prestan atención cuando es incapacitante. El estrés produce sustancias, altera el metabolismo, irrita la conexión entre el nervio y el músculo, genera contracturas (calambre) y dolor. Esto lleva al círculo vicioso estrés - dolor - incapacidad. El problema incluye la parte ósea y la muscular. Los músculos de la espalda se contraen y esto repercute en la columna. Los problemas en la columna producen contracturas de los músculos. Una mala posición al dormir y el estrés pueden desencadenar estos episodios.

"El manejo debe ser oportuno, estudiando la causa de la enfermedad y, dependiendo de ello, se decide el mejor tratamiento", explica el doctor Himmler Serrato, neurocirujano y ex presidente de la Asociación Colombiana de Neurocirugía; "si el dolor es frecuente, hay que acudir al médico, pues puede haber factores orgánicos controlables, u otros corregibles, como la posición de trabajo o al dormir", continúa.

El dolor de espalda es una de las principales causas de incapacidad en el mundo, y está en aumento. El dolor de espalda más común, que responde por cerca de 95% de los casos, tiene causas mecánicas. Es decir, obedece a hábitos: malas posturas en las actividades diarias, ya sea sentado, acostado, manejando un vehículo o de pie pueden desencadenar estos dolores mecánico, según explica Ricardo Londoño Gutiérrez, ortopedista especialista en columna, miembro del capítulo de columna de la Sociedad Colombiana de Cirugía Ortopédica y Traumatología.



¿Qué hacer? (y qué no)

Buenos hábitos en las posturas diarias, ejercicio regular y, en general, conocer y cuidar su espalda es lo mejor que usted puede hacer para reducir la posibilidad de que le den estos dolores.

- En el trabajo, la ergonomía es muy importante; la oficina se debe adaptar a las necesidades y características del trabajador. Algunas recomendaciones importantes son mantener la pantalla a una altura adecuada (que los ojos estén al mismo nivel que la parte superior del monitor), conservar el balance entre los dos lados del cuerpo, con ambos pies en el piso y mantener la espalda recta y apoyada contra el espaldar. Las rodillas deben hacer un ángulo recto. Es bueno levantarse del lugar de trabajo cada vez que tenga una oportunidad. Es preferible ir a la oficina de un colega para hablar y no llamarlo por teléfono. Conviene hacer pausas cada cierto tiempo, para moverse y hacer estiramientos suaves.

- Al dormir, hay que tener precauciones. Dependiendo de la posición, las recomendaciones son diferentes. Si usted duerme boca abajo, según Francia Hermida, fisioterapeuta de la Universidad del Rosario, es preferible usar la almohada debajo del abdomen, y no bajo la cabeza. Si usted duerme de lado, es bueno poner una almohada entre las piernas, además de la de la cabeza. Boca arriba, es bueno poner una almohada bajo sus piernas. Tener un buen colchón es también importante (ver Dinero, edición No. 205).

- Cuando vaya a levantar un objeto pesado, mantenga la carga lo más cerca posible del cuerpo, reparta la carga de manera equitativa a ambos lados del cuerpo, y use sobre todo las rodillas para levantar el objeto, haciendo el mínimo esfuerzo posible con la espalda.



Otras recomendaciones son:

- Lleve zapatos con tacones bajos o planos, mantenga la cabeza y los hombros hacia atrás al caminar y use mochilas con soportes en ambos hombros, en vez de maletines o bolsos que concentran el peso en un solo lado del cuerpo.



Es importante que usted aprenda cada vez mejores formas de cuidar su espalda. Existen cursos de espalda, información en internet y expertos a los que usted puede consultar. Si tiene una actitud preventiva, se puede ahorrar muchos dolores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?