| 3/28/2008 12:00:00 AM

¡Cuidado con lo que se inyecta!

Cada vez son más las personas que se ven afectadas por inyectarse biopolímeros en la cara y el cuerpo, una decisión cuyos resultados en el largo plazo son irreversibles.

La vanidad tiene un alto precio en el caso del uso de rellenos permanentes en la cara o en el cuerpo con el fin de eliminar arrugas y tener la figura perfecta. En el largo plazo este tipo de intervenciones pueden resultar en deformidades permanentes y lesiones irreversibles de carácter inmodificable. Cuando una persona quiere rellenar las arrugas, los glúteos, caderas o busto debe tener certeza sobre qué le están inyectando, para no llevarse sorpresas desagradables que van a tener un efecto permanente en su cuerpo.

"La persona debe tener claro que hay dos tipos de rellenos que se pueden utilizar en el cuerpo humano: los transitorios y los permanentes. Los permanentes son de diversos tipos, como cadenas de polímeros sintéticos que tienen diversos nombres como biopolímeros, biogel y siliconas. Dentro de los transitorios están la grasa de la persona y derivados de matriz celular como el ácido hyalurónico que pueden durar hasta un año y se absorben 100%. Estos materiales son 100% eficaces y seguros y están avalados por la sociedad médica internacional", explica el doctor Gustavo Andrés Hincapié, médico y cirujano general y miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética, Maxilofacial y de la Mano. En el caso del Botox, esta es una inyección de la toxina botulinum que reduce arrugas y rejuvenece la apariencia de envejecimiento. Esta inyección no es un relleno permanente ni transitorio, sino una sustancia que paraliza el músculo, con efectos temporales que se pueden hacer sin mayores inconvenientes. Sin embargo, debe ser aplicado por un especialista para evitar que haya una parálisis no deseada en el rostro.

Hasta la fecha, el doctor Hincapié enfatiza que no hay ningún tipo de material de relleno permanente que sea 100% seguro y libre de complicaciones. Las estadísticas señalan que hay complicaciones cercanas al 25% de los casos conocidos de inyección de estos materiales, un porcentaje muy alto de riesgo. Los rellenos permanentes que se hacen a partir de cadenas de polímeros no tienen registros sanitarios y no están avalados ni permitidos por la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Maxilofacial y de la Mano. En Colombia no hay fiscalización, ni reglamentación de estos temas, por lo cual esteticistas y médicos generales administran estos biopolímeros sin advertir al paciente sobre la gravedad que puede tener la aplicación de estas sustancias en el largo plazo. El doctor explica que este problema es de salud pública, por lo que los pacientes colombianos tienen que estar advertidos de este tipo de riesgos y sus consecuencias en su salud y apariencia.



El efecto de los biopolímeros

"Inicialmente, la persona escoge la zona donde se lo quiere inyectar, es ambulatorio y los resultados son casi inmediatos y excelentes, sin dolor y el costo no es muy alto", explica el doctor Hincapié. "Al cabo de cinco años, la persona empieza a sentir que la zona donde fue inyectada está dura casi como una roca y nota una deformidad. En el peor de los casos la piel se adelgaza hasta que se rompe, queda con una dificultad para mover esta zona y deformidad física", expone el especialista. Las consecuencias son complicadas puesto que los biopolímeros tienen un agravante y es que no se pueden remover en su totalidad. Los biopolímeros que se inyectan pueden ser silicona y en algunos casos se han hecho con aceite de cocina o parafina. El tratamiento con láser puede remover un poco el material pero no se puede retirar el 100% del relleno. Lamentablemente, las consecuencias son permanentes. En algunos casos estos biopolímeros se pueden desplazar y afectar tejidos y nervios y al intentar removerlos, pueden generar consecuencias peores. El año pasado se reportaron dos muertes ante la Secretaria de Salud de Bogotá por inyección de biopolímeros. Estas muertes se dan debido a que, al inyectar estos polímeros en grandes cantidades que llegan al torrente sanguíneo, pueden producir infarto pulmonar y cardíaco.



Para tener en cuenta

"Aunque suene repetitivo hay que asegurarse, cuando se vaya a hacer cualquier tipo de procedimiento, de que la persona sea un especialista en la materia y que esté avalado por la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Maxilofacial y de la Mano", reitera Hincapié. El doctor también advierte que un verdadero profesional nunca recomendaría hacer rellenos permanentes con biopolímeros para recuperar apariencias juveniles, pues es una persona que está consciente de los riesgos que esto genera.

Por otra parte, señala que hay sustancias faciales que son rellenos transitorios libres de complicación y satisfactorias como Restylane, Surgiderm XP, Deosyal que administrados por manos expertas generan los resultados deseados. Estos productos producen efectos durables hasta por un año.

El doctor Hincapié aclara que las intervenciones como las mesoterapias, en las que se inyecta al paciente en la capa subcutánea de la dermis para reducir medidas, el procedimiento no está relacionado con los rellenos permanentes. En estos casos se inyecta una enzima que está aprobada por el Invima y que ayuda a reducir la grasa acumulada. Si no es aplicado por un profesional, se pueden observar efectos metabólicos y en las peores circunstancias una falla tiroidea.

Otro elemento que se inyecta, pero no es un relleno permanente, es el piruvato de vitamina C, una inyección que sirve como hidratante celular y no tiene efectos negativos, por el contrario puede mejorar mucho la apariencia de la piel. Sin embargo, si se sobrepasa la dosis diaria de vitamina C, se pueden tener efectos renales.

La mejor fórmula para tener un buen estado físico es una combinación de ejercicio, buena alimentación y buenos hábitos. Pero si desea tomar un atajo, fíjese muy bien en las condiciones de la ruta, para no llevarse una decepción permanente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?