| 8/19/2005 12:00:00 AM

Cómo trotar bien

Trotar fortalece el corazón, mejora el tono y la fuerza musculares, alivia el estrés y contrarresta diversas afecciones, como la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares y la artritis.

¿Alguna vez pensó en correr y fracasó en el intento? Que me faltó el aire, que no aguanté ni 200 metros, que no duré ni diez minutos. son solo algunas de las razones por las que abandonamos la práctica de esta sana y nada costosa costumbre. Pero no se da cuenta de que probablemente el fracaso radica en salir a trotar sin la preparación ni el calentamiento adecuados.

Ante todo es necesario conocer su estado de salud. Su médico debe verificar si el corazón está preparado para este trabajo aeróbico. Además, el chequeo médico es imprescindible en el caso de individuos con sobrepeso o alguna enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial o más de 60 años.

Antes de practicar el trote, se sugiere calentar con una caminata rápida de diez minutos. Luego, el secreto es iniciar el trote de forma ligera. Cuando se canse, deje de trotar y camine. Al recuperarse, vuelva a correr hasta cuando el cuerpo se acostumbre a la actividad física y pueda trotar sin intervalos, durante un tiempo determinado. Si es capaz de conversar mientras corre, lo está haciendo de forma correcta.

Incremente gradualmente el ritmo hasta alcanzar uno que le resulte confortable. Al trotar, pise con el talón, apoye luego el resto del pie y empuje con los dedos para iniciar el siguiente paso. Recuerde que debe mantener la espalda derecha y los hombros hacia atrás. Además, no se debe encorvar hacia adelante, salvo que suba una pendiente. Deje que sus brazos se balanceen naturalmente y lleve agua para evitar la deshidratación.

Es esencial seguir un entrenamiento regular, pero también es recomendable procurar ciertos días para el descanso, pues si sobreexige sus músculos, los resultados no serán positivos. El descanso es necesario para la recuperación de los músculos y para evitar lesiones y agotamientos.

Las lesiones más comunes al trotar son el esguince en el tobillo o la rodilla. Esto sucede porque las personas usan zapatos muy planos, no estiran antes de empezar la actividad física o comienzan en terrenos como lomas o superficies inestables, explica Johana Valencia, fisioterapeuta de Pilates Fitness Center.

Recuerde que si su intención es correr una maratón, debe diseñar un entrenamiento largo y regular y consultar a un entrenador para constatar que realmente su cuerpo está preparado para encarar semejante desafío. Tenga en cuenta que los atletas sufren muchísimas lesiones, razón por la cual seguramente usted, con menor experiencia y entrenamiento, puede sufrir alguna . Si esto ocurre, no se desanime. Los obstáculos se superan mejorando las propias capacidades. Recuerde también que el cuerpo suele dar señales y que reconoce cuándo puede dar más y cuándo necesita bajar el ritmo.



Cómo calcular las calorías que quema mientras trota



Realice la siguiente operación:

Calorías quemadas (kcal) por minuto de trote = 0,0175 x 8 x peso (Kg.).

Por ejemplo, una persona de 65 kilos quemará 0,0175 x 8 x 65 = 9,1 kcal/min. Es decir, en media hora habrá quemado 273 kcal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?