| 2/28/2008 12:00:00 AM

Celulares para niños, nuevas responsabilidades.

Es necesario desarrollar en los niños conciencia sobre el uso adecuado de los teléfonos celulares. Los padres, además, deben establecer canales de comunicación directos con sus hijos.

Las nuevas tecnologías traen consigo nuevos beneficios pero, también, nuevas responsabilidades. El uso de los teléfonos celulares entre los niños es cada vez más frecuente.
 
De acuerdo con Mabel Umbarila, sicóloga educativa del colegio Colombo Americano, hay niños que desde preescolar ya utilizan el celular. Como herramienta, este aparato es muy práctico tanto para el niño como para los padres. Estos últimos lo utilizan como un medio para controlar o monitorear el desarrollo de las actividades diarias de sus hijos. Por su parte, los niños están tranquilos porque saben que sus papás están pendientes de ellos.  

Hasta ahí, todo va muy bien. Pero como el teléfono celular ya no es solo un medio para hablar por teléfono, sino que tiene distintas funciones que permiten desde jugar hasta mandarse mensajes entre los amigos, los padres deben estar alertas para que este aparato no termine siendo un medio para que sus hijos se aislen.
 
“Los niños están reduciendo su contacto personal ya que prefieren sentarse a jugar con los teléfonos en vez de realizar actividades en grupo, como jugar fútbol”, comenta Umbarila. Además, los niños perciben el celular más como una señal de posicionamiento social, que como un instrumento de comunicación, explica Umbarila.

Por eso es necesario que los padres establezcan un manual de uso adecuado del celular, en el cual les hagan entender a sus hijos que el teléfono es para comunicarse y, sobre todo, que hay espacios donde no se debe hablar por celular.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?