| 2/28/2008 12:00:00 AM

Bájele al volumen

La buena calidad del sonido de los mp3 puede afectar su capacidad auditiva en el largo plazo.

Accesorios portátiles como los mp3, iPod o Zune han transformado la manera de escuchar música. Pero mientras su popularidad aumenta, expertos aseguran que su impacto en la pérdida de audición será tan común como su misma existencia. Un estudio de la Clínica Mayo en Minnesota, Estados Unidos, señala que la pérdida de la audición puede darse porque la persona está expuesta a la música en altos volúmenes y por mucho tiempo. "Con los nuevos mp3, como el iPod, se evidencia un desarrollo en calidad y portabilidad. Así, la persona dura más tiempo escuchando música por lo que el daño puede ser mayor", dice Jodi Cook, Ph.D y directora del programa de ayuda auditiva en la Clínica Mayo. Agrega que el efecto de los mp3 es mayor porque la tecnología ha mejorado.

La pérdida de audición con la música y el ruido en altos volúmenes se produce porque dañan las células que se encuentran en la cóclea, parte del oído interno que ayuda a transmitir la información sonora al cerebro. Aunque estas células se recuperan de lesiones temporales como escuchar música a altos volúmenes en conciertos o discotecas, cuando la persona está expuesta constantemente a este tipo de ruidos o música, el daño puede ser permanente. "Se puede oír música todos los días y con audífonos, no obstante es importante hacer pausas, descansar y evitar que el volumen lesione las células del oído", recomienda la doctora Rocío Molina de Hart, presidenta de la Asociación Colombiana de Fonoaudiología.

Molina explica que la zona conversacional del lenguaje, en el cual nos estamos comunicando y entendiendo sin causar daño, es de 30 a 60 decibeles o 500 a 2.000 hertz. De este modo, el volumen máximo no debe superar los 70 decibeles. "El sonido o ruido a más de 90 decibeles puede causar pérdida auditiva si su exposición es prolongada; pero los mp3 pueden llegar a los 120 decibeles, que equivalen al ruido de una motosierra, una ambulancia o una máquina podadora", explica la doctora Jodi Cook, quien añade que la molestia para cada persona es diferente y el rango de tolerancia varía.

Cómo determinar las lesiones

"Solamente podemos determinar si hay una pérdida auditiva con una prueba auditiva llamada audiometría que se recomienda hacer una vez al año. Se puede hacer con fonoaudiólogas, en las EPS o con especialistas en audiología", explica la doctora Molina. A su vez, la especialista señala que en el caso de las personas que están expuestas a ruidos como los de las grandes fábricas o a altos niveles de volumen al escuchar música, se inicia la pérdida auditiva con frecuencias agudas, dado que las células que se lesionan primero son las células que reciben información de este tipo de tonos. Sin embargo, la gente no percibe la pérdida de audición hasta que se hace un examen, en especial porque sigue escuchando la conversación normalmente o porque cuando no oye bien, cambia de oído.



Consecuencias

La doctora explica que puede haber trastornos fisiológicos como la pérdida progresiva de audición, la cual es irreversible, dolores de cabeza, cansancio, falta de concentración, tensión, mareo o descompensación al estar expuestos a altos volúmenes de ruido y sonido. Por otro lado, la persona puede evidenciar cambios en su conducta como irascibilidad, agresividad o mal genio, que pueden repercutir en su vida laboral y personal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?