| 4/13/2007 12:00:00 AM

Asegure bien su crédito de vivienda

En la mayoría de los casos, tomar los productos que le ofrece el banco sale más costoso de lo que se podría conseguir con otra entidad de seguros. Sin embargo, la logística puede ser más fácil. Haga sus cuentas.

En el momento de tomar un crédito hipotecario, la entidad financiera le exige a sus deudores que tomen seguros contra los riesgos de incendio y terremoto a los que está expuesto el inmueble financiado, así como el seguro de vida de deudores. El primero es un seguro indemnizatorio en caso de un siniestro del inmueble y el segundo, ante el fallecimiento o incapacidad total o permanente del titular del crédito, le responde a la entidad financiera por el saldo de la deuda, y el inmueble pasa al deudor o a sus beneficiarios.

Lo primero que hay que saber de este tipo de seguros es que existe libertad de contratarlos con la compañía que usted escoja. Sin embargo, es claro que los bancos limitan muchísimo esta posibilidad al hacer fuertes exigencias como la renovación automática de la póliza y pedir una cláusula de no cancelación del seguro ni siquiera en el evento del no pago de la prima.
 
Según los bancos, es más fácil hacer el manejo de una sola póliza donde estén todos los deudores que manejar tantas pólizas como créditos tenga la entidad, pues los costos administrativos serían muy altos.

Y en la mayoría de los casos, tomar los productos que le ofrece el banco sale más costoso de lo que se podría conseguir con otra entidad de seguros.

Según algunos corredores de seguros consultados por Dinero, mientras la prima de un seguro contra incendio y terremoto en un banco perteneciente a un grupo financiero está alrededor del 2x1.000 en una tercera entidad podría estar cerca del 1,6x1.000. Esto es, un 25% menos de las primas que maneja el banco.

A pesar de esta diferencia, los expertos en seguros consideran que la conveniencia del cambio o no dependerá del valor del inmueble y el monto que se pague en primas contrastado con el desgaste administrativo que tendría que tener el seguro con otra entidad: el tiempo para hacer los pagos en la aseguradora y llevar los comprobantes al banco.

Por ejemplo, una prima sobre un inmueble de $100 millones puede estar alrededor de $200.000 anuales, más el IVA del 16%. Esto es, alrededor de $232.000 si toma el seguro que el banco le ofrece. Si decide hacerlo con otra aseguradora podría costarle alrededor de $174.000, lo cual significa un ahorro de $58.000 en un año. Un monto bajo que probablemente no justifique las "vueltas" que tendría que hacer.

Sin embargo, si su inmueble es más costoso o es un inmueble comercial -y le aumentaron el avalúo- probablemente tenga que mirar mejor esa relación costo-beneficio. Haga sus cuentas.

Buena parte de la diferencia entre los precios de los seguros se debe a que el banco contrata el seguro para el conjunto de sus deudores mediante procesos de contratación y licitaciones. Esto hace que trabajen con promedios. Para los seguros de vida, por ejemplo, los bancos trabajan con un promedio entre 40 y 45 años. Así, los seguros de vida pueden salirle en una entidad aseguradora independiente más económicos si usted es menor.
 
Por ejemplo, en el caso de una deuda de $100 millones, el seguro de vida para una persona de 40 años puede estar anualmente alrededor de los $450.000, mientras que para una persona de 30 años esta alrededor de los $300.000, un 50% menos. Al igual que el seguro de incendio y terremoto, deberá cotizar y evaluar contra sus costos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?