| 2/5/2010 12:00:00 PM

Aproveche sus cesantías

La entrada de los multifondos traerá mayores oportunidades de inversión para las cesantías de los trabajadores y será el inicio de una mayor cultura del ahorro y conciencia sobre el uso de estos recursos.

La mayoría de los afiliados a los fondos de cesantías están acostumbrados a retirar los recursos en febrero, tan pronto sus empleadores se los consignan, con lo que no solo pierden rentabilidad sino la oportunidad de tener un ahorro para cuando el trabajador quede desempleado o cesante, o para incrementar el patrimonio familiar al invertirlos en vivienda o educación.

Según cálculos de las entidades, los afiliados retiran alrededor del 80% de los recursos durante los siguientes seis meses a su consignación, por lo que se ven sometidos a la volatilidad de los mercados. Esto los puede llevar a perder dinero. Por ejemplo, el empleado que en 2009 ganaba un peso menos que el salario integral ($6'459.699) y retiró sus cesantías en marzo, obtuvo $6'468.197 mientras el que decidió conservarlas hasta hoy tiene más de $7,2 millones.

Pero si el que retira sus recursos tan pronto los recibe puede perder rentabilidad, el que los ahorra a largo plazo tampoco se salva. Debido a que a los fondos de cesantías solo se les permitía invertir en un único portafolio sus recursos, no podían optimizar su portafolio.

Hoy, estos problemas son un asunto del pasado. Con la entrada en vigencia este año de la Reforma Financiera (ley 1328 de julio de 2009), y la consiguiente adopción del esquema de multifondos, los afiliados a los fondos de cesantías tendrán la oportunidad de escoger un portafolio de inversión que se ajuste más a su perfil de riesgo y horizonte de inversión. En este esquema se crean dos fondos; uno de corto plazo, para aquellos que piensan retirar su aporte rápidamente y otro de largo plazo, diseñado para los afiliados que proyectan una permanencia mayor a un año.

Este esquema les da ventajas a todos los afiliados. Según la administradora Protección, si usted prevé pagar gastos de educación o vivienda en los próximos meses, por ejemplo, estará expuesto a menor volatilidad en un portafolio de corto plazo, aunque la rentabilidad será menor pues invierte en activos de bajo riesgo y retorno. Pero si ahorra sus cesantías para que sean un seguro de desempleo, para comprar su casa propia o pagar la universidad de sus hijos en un periodo mayor a un año, en el portafolio de largo plazo obtendrá mayores niveles de rentabilidad aunque asumiendo un poco de más riesgo.

Estas diferencias serán cada vez más perceptibles para los afiliados y por esto se espera que se promueva entre ellos una mayor planeación financiera, pues tendrán que prever cuánto tiempo deben mantener ahorradas sus cesantías, entender cuál es su perfil de riesgo y, en general, tener una mayor cultura de ahorro de las cesantías y pensiones ya que este esquema también se aplicará en los fondos de pensiones obligatorios FPO a partir de finales de este año.

Durante la próxima jornada que terminará el próximo 15 de febrero, los fondos privados de cesantías esperan recaudar alrededor de $2 billones, un monto igual -en términos nominales- al recaudado el año anterior, debido al aumento del desempleo y al bajo crecimiento económico de 2009.

Los cambios
Con el nuevo esquema, cada afiliado tendrá dos subcuentas para sus ahorros de cesantías: una a corto y otra a largo plazo. Inicialmente, los saldos a 31 de diciembre de 2009 serán trasladados al portafolio de largo plazo, mientras que los pagos que por concepto de cesantías correspondientes al año 2009 haga el empleador hasta el 30 de junio de 2010 quedarán en el portafolio de corto plazo.

A partir del 1 de julio de 2010, cada afiliado podrá definir qué porcentaje de sus cesantías desea mantener en su subcuenta de largo plazo y cuál se quedará en el corto plazo. En caso de que usted no elija, los recursos permanecerán invertidos en el corto plazo durante seis meses y luego, en agosto de cada año, se trasladarán automáticamente al portafolio de largo plazo pudiendo haber perdido la rentabilidad de esos meses.

Por ello es importante prever con tiempo el destino que le dará a estos recursos (ver gráfica).

Distribución del portafolio
Para modificar la distribución del portafolio de inversiones, deberá esperar un año si desea incrementar la participación del portafolio de corto plazo o seis meses si va a incrementar la distribución hacia el portafolio de largo plazo. Pero esto no significa que los afiliados no puedan retirar sus recursos en cualquier momento. Si usted llega a necesitar sus cesantías, tiene su dinero disponible sin importar el portafolio en que están invertidos sus recursos, aunque siempre se acudirá primero al de corto plazo.

Retiro
Es más, los requisitos para efectuar retiros totales o parciales no han cambiado, aunque se espera que los empleadores sean más rigurosos y ayuden a cuidar la estabilidad financiera de sus empleados al verificar que estas sean utilizadas para los verdaderos fines y no en supuestas remodelaciones de vivienda. Además, si las deja consignadas, las administradoras han establecido sorteos y premios para estimular a quienes no retiren sus cesantías.

A partir de 2011, la transición se acaba y la decisión sobre la distribución de las cesantías será previa a la consignación que hagan los empleadores.

Rentabilidad
Cabe aclarar que ambos portafolios deben obtener una rentabilidad mínima por ley. El portafolio de largo plazo conserva en gran medida el régimen de inversiones y el esquema de rentabilidad mínima actual, mientras el portafolio de corto plazo tendrá como referencia un título a tres meses, por lo que su rentabilidad será muy cercana a la de la tasa de intervención del banco central. Con esto, el retorno esperado en el portafolio de largo plazo siempre será mayor.

Costo de administración
Por su parte, la comisión de administración de un portafolio de largo plazo es de 3% anual sobre el valor del portafolio liquidado en forma diaria, mientras que la del corto plazo es del 1% anual, pues requiere menos análisis al ser mucho menos complejo. La comisión por retiro anticipado será de 0,8% del retiro. No hay comisión por retiro cuando el trabajador queda cesante.

Las administradoras han preparado campañas de divulgación a través de sus gestores y fuerzas de ventas así como de e-mails y cartas para explicarles a sus más de cinco millones de afiliados y a los empleadores todo lo relacionado con los nuevos cambios y las ventajas de no retirar apresuradamente sus cesantías.

Lo que viene
Lo que está sucediendo en cesantías es la antesala de lo que vendrá en cuanto a fondos de pensiones obligatorios. Por esto es necesario que los afiliados se tomen el tiempo para entender el tema de los multifondos, pues impactará no solo sus ahorros de cesantías sino los pensionales. Este esquema permite reconocer dentro del manejo financiero de los recursos del auxilio de las cesantías la heterogeneidad que ha tenido históricamente el comportamiento de los retiros de los afiliados, pero en el futuro les permitirá a los empleados invertir sus ahorros pensionales en una forma más eficiente. Los más jóvenes podrán optar por portafolios con una mayor participación de renta variable que en el largo plazo ha demostrado ser más rentable y que, por tanto, traerá mayores rentabilidades y mejores pensiones para el retiro. Mientras que a los más viejos les dará la oportunidad de tener portafolios más conservadores que les brindarán la seguridad de que sus pensiones no estén sometidas a la volatilidad de los mercados.

El manejo financiero más eficiente de los recursos demandará o traerá una dinamización del mercado de capitales local y le permitirá a los afiliados gozar de las ventajas de los mercados internacionales pues se requerían más acciones, más inversiones alternativas como infraestructura y fondos de capital privado y, en general, más largo plazo, afirma Felipe Gaviria Frank, vicepresidente de inversiones de ING, compañía con gran experiencia en multifondos en la región. 

"Y si bien el ajuste en los portafolios de los fondos de pensiones ya se comenzado a dar, el efecto final dependerá del momento de los mercados y de la reglamentación que está en curso pues se requiere conocer aspectos como el régimen de transición, la posibilidad de invertir afuera y, en general, los límites de inversión de los diferentes tipos de fondos, entre otros", agrega Gaviria.

Lo más importante es que los afiliados tengan conciencia de que su pensión y su ahorro de cesantías dependen cada vez más de las decisiones de inversión que ellos mismos tomen. Así, retirar las cesantías, como si fuera un sueldo más en vez de ahorrarlas, no es un comportamiento financiero razonable.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?