| 10/29/2004 12:00:00 AM

Algo de jazz

El jazz, por sus virtudes, atrae cada vez a más personas. Si usted es una de ellas y estos títulos aún no están en su colección, es hora de visitar su tienda de discos preferida.

El jazz puede ser una brisa suave, o una oscura tormenta; puede tranquilizarlo después de un día de trabajo, o enloquecerlo en una acalorada fiesta. El jazz es, ante todo, música, música pura, que nace en el momento, improvisada. Música que, siendo arte, no tiene límites, no tiene barreras y vuela con las alas de la genialidad de su intérprete.

Como explica Julio Cortázar en memoria de Charlie Parker en El Perseguidor, esta música desecha todo facilismo, se sitúa en un plano "donde queda en absoluta libertad", y resulta, en este sentido, metafísica.

Por estas características, el jazz ha logrado abrirse espacio entre la música occidental. Roberto Rodríguez Silva, director del programa Jazz, de la HJCK, explica que "hace ya un siglo que se viene tocando, y últimamente ha tomado ciertas características de música culta. (.) Por la improvisación y los solistas, es una música con alto grado de pureza. No es una música medida con dinero, sino con notas". Por esto, el jazz se interpreta en salas de concierto, especialmente en Europa y Estados Unidos, y ha tomado fuerza en círculos intelectuales y académicos.



Los esenciales

La lista -tal vez incompleta- de algunos discos "esenciales" de jazz, propuesta por Dinero, contiene, entre otros, a Miles Davis en Kind of Blue. Este disco crea un ambiente casual, relajado y sensual, con la trompeta de Davis acompañada por el piano de Bill Evans, quien participó en la composición de algunos de los temas, y por el saxo de John Coltrane.

Otro disco clave es Jazz at Massey Hall, considerado por muchos como el mejor concierto en la historia del bebop y, por algunos, del jazz. A pesar de que la grabación se llevó a cabo en circunstancias adversas -entre otras, se dice que Charlie Parker dejó su saxo, y debió tocar uno de plástico, conseguido a última hora-, los músicos, Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Bud Powell, Charlie Mingus y Max Roach lograron compenetrarse y realizar espléndidos solos.

Una obra reciente, para complementar los clásicos, es la de Wynton Marsalis, "Black Codes". Según el jazzista Ricardo Uribe, Marsalis es interesante, pues tiene una tradición arraigada en el swing con un tratamiento armónico que lo hace sonar moderno. "Es una buena mezcla de tradición y contemporaneidad", dice.

La lista no es excluyente ni está organizada con algún criterio específico. Son discos clave de artistas indispensables en una buena colección de jazz. Figuran dos mujeres, Ella Fitzgerald y Billie Holiday; el trompetista Louis Armstrong; los saxofonistas John Coltrane y Stan Getz; el trombonista JJ Johnson; y los pianistas Thelonious Monk y Duke Ellington. Conocer estos discos es fundamental para cualquier amante del jazz.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?