| 2/20/2009 12:00:00 AM

Adiós al mal servicio

El drama de cancelar servicios de telefonía, internet o televisión puede evitarse. Le decimos qué tener en cuenta.

Cancelar un servicio de telecomunicaciones es uno de los grandes dolores de cabeza que sufren quienes deciden cambiar de operador de telefonía fija o celular, o de proveedor de televisión por cable o internet. Aunque la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) dice que estos procesos son muy sencillos, en la vida real suelen ser pesadillas llenas de trámites y cláusulas impuestas por las compañías.

A grandes rasgos, el usuario puede pedir la terminación del contrato en cualquier momento, si ha cumplido con el tiempo de las cláusulas de permanencia y no tiene deudas pendientes. Basta con que la persona lleve al sitio designado por la compañía su solicitud de terminar el contrato.

Ahora bien, cada empresa tiene sus propias normas para aceptar estas comunicaciones. Por ejemplo, hay operadores que exigen una carta impresa con la firma del solicitante y la fecha exacta en que se radica. Otros, además, piden copias de la cédula de ciudadanía, el motivo de la solicitud e incluso el certificado de libertad y tradición del inmueble (para servicios domiciliarios). En este caso, lo mejor es llevar la carta personalmente.

Las compañías que ofrecen varios servicios en la modalidad de triple-play no necesariamente los cancelan de forma simultánea. Por ejemplo, hay casos en los que, primero hay que cancelar el servicio de banda ancha, luego entregar los módems (cinco días después) y solo entonces reciben la solicitud para anular el contrato de telefonía fija. Como es lógico, el usuario debe pagar las facturas que se generen durante el tiempo del trámite.

Muchas empresas han habilitado líneas de fax, servicios telefónicos y correos electrónicos para que los usuarios realicen este tipo de solicitudes sin salir de casa. Sin embargo, si falta un dato o hay problemas durante su recepción, la compañía puede tomarse dos semanas en comunicar el inconveniente.

En todos los casos pida siempre el número de radicación de la solicitud. Este es su soporte en caso de que se presente algún problema. Según la SIC, las empresas deben aceptar la solicitud en los 15 días siguientes a su radicación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?