| 5/11/2007 12:00:00 AM

Actitud verde

La conciencia ecológica empieza en casa. La familia puede contribuir a la protección del medio ambiente con simples acciones que requieren de unos cuantos minutos.

El día empieza con un sol resplandeciente, se nubla la mañana, almorzamos acompañados de una lluvia torrencial y en la tarde el frío es tal, que al día siguiente ya tenemos gripa. La gente asegura que el clima está loco y, verdad o no, tenemos un poco de culpa en todo ello.
 
El calentamiento global es un fenómeno que significa un aumento de la temperatura promedio de los océanos y de la atmósfera terrestre. Las emisiones de gases de efecto invernadero, que se originan en las actividades diarias de las personas, contribuyen al aumento de la temperatura. El más conocido de estos gases es el dióxido de carbono o CO2, el cual permite la vida en la tierra ya que provee el calor necesario para que podamos habitar en ella.
 
Sin embargo, su exceso altera la temperatura promedio del planeta y contribuye al calentamiento global. Al utilizar combustibles fósiles o hidrocarburos como el petróleo o el carbón en los medios de transporte o en los procesos industriales, se incrementan sus emisiones. A su vez, la deforestación elimina los árboles que se encargan del proceso de transformar el dióxido de carbono nuevamente en oxígeno.

Cambiar lo que está sucediendo, de un momento a otro, es poco probable. No obstante, hay pequeñas actitudes y acciones que podemos asumir -y por las que podemos optar- que tendrían un efecto positivo en el medio ambiente. No es mucho, pero es un comienzo.
 
Partiendo de una de las premisas principales de los ambientalistas, definida por las tres 'R', recicle, reutilice y reduzca, usted puede llevar a cabo soluciones prácticas en su hogar u oficina.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?