| 4/12/2006 12:00:00 AM

¿A recomponer el portafolio?

La incertidumbre sobre la continuidad de la tendencia al alza de las tasas de interés internacionales, cambia el panorama de inversión.

En los primeros días de abril, el dólar se cotizaba alrededor de $2.300, lo que significa que desde el 1 de marzo aumentó más de $50, y alcanzó un nivel superior al de comienzos de año. Al mismo tiempo, las tasas de los TES tuvieron una corrección al alza y las acciones moderaron sus crecimientos.

Esto ha llevado a muchos analistas e inversionistas a preguntarse si llegó la hora de invertir más en dólares y salir de activos en pesos, como TES y acciones de Colombia. Sin embargo, aún no hay consenso en torno al camino que se debe tomar.

Hay que entender que buena parte de estos movimientos se han dado como consecuencia de la última reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), que se realizó el 28 de marzo, en la cual este banco incrementó la tasa de referencia al 4,75%, y dejó abierta la posibilidad de nuevos incrementos en sus tasas de intervención. Con esta alza, las tasas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, la inversión cero riesgo, aumentaron de 4,6% al 4,9%, con lo cual toda la renta fija y las monedas en todo el mundo -en especial en las economías emergentes- tuvieron correctivos.

Por esto, el rumbo de los mercados y las decisiones de inversión dependerán de la continuación o no de la subida de los intereses por parte de la Fed y de otros bancos centrales como el Europeo y el de Japón (ver artículo de Coyuntura página 20).

Dinero consultó a los principales administradores de portafolios de pensiones voluntarias sobre este tema. Lo único claro es que nos habíamos acostumbrado a mercados en los que todo se valorizaba todo el tiempo, pero no había volatilidad. Y esta situación cambió.

Vea las respuestas completas en www.dinero.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?