| 3/20/2009 12:00:00 AM

¡A negociar con usados!

El precio de los vehículos usados ha subido en promedio 12% en Bogotá y algunas marcas de gama baja se están agotando.

Uno de los pocos negocios que se benefició con la medida del pico y placa durante todo el día en Bogotá fue el de los vehículos usados, que durante febrero registró un dinámico comportamiento en los 28 concesionarios afiliados a la Asociación de Vehículos Usados (Asousados) en la Capital. "El ingreso a los portales de internet que publican este tipo de oferta se incrementó entre un 30% y un 35% en el mes de febrero, frente a meses anteriores", comenta Álvaro Jaramillo, gerente general de Autonal, mientras que Ricardo Blanco, gerente general de Autoexpo, afirma que con el pico y placa las ventas aumentaron alrededor del 10%.

Esta demanda de automóviles, sumada a la recuperación del dólar, ha incidido en el incremento en el precio de los usados, el cual se estima en un 12% en Bogotá en lo corrido del año, según el gremio. En los últimos dos años el valor de los usados venía cayendo por las promociones y la creciente oferta de modelos nuevos a bajo precio. Hoy la tendencia comienza a revertirse y se prevé un mayor incremento en los precios de los vehículos nuevos en los próximos meses debido a la devaluación.

Cálculos del sector indican que la recuperación de precios será equitativa para todos los modelos de vehículos. Pero hay expectativa por la dinámica comercial que están tomando los modelos de gama baja. "Hay un crecimiento marcado en la demanda de Spark, Twingo, Clio básico y otras marcas cuyo valor no supera los $20 millones. Al parecer, los bogotanos buscan solucionar un problema de movilidad y estos vehículos responden a la necesidad, al punto que se están agotando", dice Jaramillo.

No obstante, la oferta de usados es grande como resultado de la bonanza que registró el mercado de los nuevos entre 2006 y 2008. Esto hace posible que hoy se encuentren buenos autos a precios asequibles.

La ventaja para quienes vendan ahora es que la pérdida de valor no será tan pronunciada como hace dos o tres años, dicen los concesionarios. Y para quienes compren, es que podrán tener un vehículo cuya depreciación será menor por tres razones: una, que los autos nuevos ya están incrementando su precio y "hay marcas importadas que han hecho ajustes hasta de 7% hacia arriba", dicen los empresarios; dos, que la depreciación de los vehículos, que hace tres años era de 9% en promedio y el año pasado alcanzó el 14% y el 30% en automotores de mayor cilindrada, ya empieza a ceder; y tres, que con las limitaciones para acceder a crédito y el temor a endeudarse se acentúa la preferencia por el usado.

Con la decisión tomada por la Alcaldía de Bogotá de mantener el pico y placa como está planteado, se espera una recuperación mayor, máxime si se tiene en cuenta que en 28 concesionarios de Bogotá se venden 1.700 vehículos usados al mes, pero la magnitud del negocio es mayor porque esta cifra representa el 20% de las ventas, pues el 80% se transa en el mercado no formal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?