| 10/1/2004 12:00:00 AM

¡A levantar ese ánimo!

Cada vez hay más productos para combatir la impotencia y mejorar el desempeño sexual. Identifique con su médico cuál puede ser el mejor para usted.

Las hay para todos los perfiles. La que actúa durante 36 horas para los insaciables, la que hace efecto a los 10 minutos para los intensos y la que se demora 45 minutos para quienes prefieren tomarse su tiempo. Se trata de las pastillas para la disfunción eréctil, que en solo seis años han conquistado en el país un mercado que mueve $25.000 millones anuales. Esto quiere decir que en Colombia más de uno estaba 'grave' en la materia, pues al mes se están consumiendo 500.000 tabletas para combatir problemas de impotencia o para mejorar el desempeño sexual, según cifras que maneja la industria farmacéutica. Incluso, en julio pasado se vendieron más de 600.000.

Estudios han determinado que uno de cada dos hombres mayores de 40 años sufre algún tipo de disfunción sexual, es decir, tiene una erección parcialmente rígida o es incapaz de mantenerla. Y en Colombia hay más de cinco millones pisando los 40. La impotencia, dicen los especialistas, puede incrementarse con la edad o surgir como producto de acontecimientos psicológicos -estrés-, neurológicos u hormonales. Y si durante 3 meses nada de nada, se diagnostica la disfunción.

La esperanza de muchos matrimonios empezó a crecer a finales de 1998, cuando el laboratorio Pfizer lanzó el Viagra en Colombia. Durante esa temporada decembrina, se registró una cifra récord de 300.000 tabletas vendidas. Su principal componente es un inhibidor (Sindenafil) que relaja las arterias y los músculos de tal manera que la sangre fluye más fácilmente hacia el pene, lo que permite una mayor erección. El Sindenafil había sido patentado inicialmente para problemas cardiovasculares y este segundo uso se descubrió por accidente.

Este hecho, para fortuna de quienes padecen disfunción, amplió la oferta de productos con este mismo componente, pues varios laboratorios empezaron a producir sin ninguna restricción legal pastillas con Sindenafil, lo que a su vez reguló los precios. De hecho, Lafrancol se convirtió en el primer laboratorio colombiano en lanzar un producto (Eroxim) con el mismo componente, pero a mitad de precio que el Viagra: $15.000. Luego ingresaron al mercado más productos genéricos desarrollados por laboratorios como Tecnoquímicas (Erilin), Genfar (Sindenafil), Biogen (Ejertol) y MK (Sindenafil). En 2002, las ventas ya ascendían a dos millones de pastillas. Y la demanda siguió creciendo de tal manera que Colombia se convirtió en el país con más genéricos del Viagra en Suramérica: 25.



Otras moléculas

Una vez descubierta la función de los inhibidores como el Sindenafil, así como su rotundo éxito en el mercado, otros laboratorios invirtieron millones de dólares para desarrollar sus propias moléculas, incluso mejoradas. Así Bayer lanzó, en 2003, el primer medicamento diseñado específicamente para la disfunción eréctil: Levitra, cuya molécula es el Vardenafil, que para dicha de muchos se puede consumir así se hayan ingerido bebidas alcohólicas. Y unos meses después, otro peso pesado, el laboratorio estadounidense Eli Lilly, lanzó la suya: el Cialis, cuyo principal componente es el Taladafil. Desde entonces, el precio promedio para que los colombianos accedan a estas alternativas es bastante variable por las promociones, las negociaciones con las cadenas de distribución y el costo de algunos genéricos. Este oscila, de todos modos, entre $18.000 y $3.000 por tableta o comprimido, tomando como base los costos en puntos de venta de los originales y de los principales genéricos.

Pese a la proliferación de genéricos, Pfizer (Viagra) mantiene la mayor participación del mercado (en pesos) de productos para la disfunción sexual con el 15%. Con molécula propia, Eli Lilly (Cialis) y Bayer (Levitra) le pisan los talones con el 14% y el 10%, respectivamente. Pero los laboratorios nacionales han sido sumamente ingeniosos en esta dura competencia. Lafrancol, por ejemplo, lanzó el año pasado una menta masticable que actúa más rápidamente: Eroxim Fast, única en el mundo, y de la cual se vendieron el año pasado más de 80.000 unidades. Además, obtuvo en Europa una certificación de bioequivalencia con el Viagra, que le costó $300 millones, lo que desató un enfrentamiento jurídico y comercial entre los dos laboratorios.



Pros y contras

Al escoger una de estas pastillas, es bueno tener en cuenta los argumentos de los laboratorios que las producen sobre a partir de cuándo empieza a tener efecto, su duración y efectos secundarios. El Viagra actúa entre 45 minutos y una hora y su efecto se prolonga hasta 4 horas. En algunos casos puede causar dolor de cabeza y algo de congestión nasal. Ha demostrado ser seguro en pacientes cardiovasculares, con hipertensión, diabetes y hasta con problemas de médula espinal. Levitra actúa a los 10 minutos y se puede tomar incluso después de ingerir comidas y alcohol. Sus fabricantes sostienen que mejora la calidad de la erección en 92% y es segura con pacientes con hipertensión, diabetes y enfermos coronarios, entre otros. Que no tiene efectos secundarios y actúa durante 5 horas. Cialis, por su parte, fue certificada para la disfunción eréctil en todos sus grados de severidad, incluidos pacientes de difícil manejo como los diabéticos, operados de próstata e hipertensos. Su efecto, añade, se extiende hasta por 36 horas.

Un hecho curioso que se ha venido presentando es que cada vez más adolescentes están consumiendo estos productos. Dicen los especialistas que factores como el alcohol y el consumo de algunas drogas disminuyen su potencia sexual y que por eso acuden a estos medicamentos. También que en algunos casos lo hacen para tener una erección mucho más potente o para tener más relaciones sexuales durante una misma faena. Y que, en algunos casos, lo hacen por temor a quedarle mal a su pareja. Hasta el momento, teóricamente, no se sabe qué efectos secundarios pueda tener en los jóvenes, pues quien no necesita el medicamento podría -hipotéticamente- tener problemas posteriores o hacer resistencia a la medicina. Por eso, lo más importante es que estas medicinas se tomen con prescripción y bajo control médico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?