| 12/7/2007 12:00:00 AM

¡A descorchar la champaña!

La champaña o los vinos espumantes son el mejor complemento para sus cenas y comidas de fin de año. Conozca sus fascinantes aspectos y características.

La champaña, nombre que proviene del término francés champagne, es un vino espumoso que se elabora a partir del método champenoise, en la región de Champaña, Francia. El clima continental de esta región es muy frío, y allí las uvas crecen en situaciones climáticas extremas. La Champaña Denominación de Origen es exclusiva de la región de Champagne. Factores como el suelo, subsuelo, clima y uvas son determinantes de su calidad y exclusividad.
 
Por ejemplo, en Champaña, las uvas son sembradas en campos inclinados para que reciban una mayor luz solar y cuenta con un terreno calcáreo que permite el fácil drenaje de los viñedos. Otra característica fundamental es el método de elaboración y selección de uvas, donde sólo se usan variedades Pinot Noir, Pinot Meunier y Chardonnay, que son seleccionadas a mano y el espumante se elabora con el método champenoise. Es así como, los vinos espumantes producidos en otras regiones se conocen como espumantes o, en el caso de España, llevan el nombre de Cava.

Se dice que la champaña, como la conocemos hoy día, se obtuvo gracias al monje Dom Perignon, tesorero de la Abadía Benedictina de Hautvillers. Él observaba que debido al clima de la región, la fermentación del vino en la barrica se interrumpía en el invierno y se reiniciaba en la primera, volviéndose un "vino tumultuoso" por el dióxido de carbono que se formaba en su interior. Para apaciguar el vino, el monje observó que con una selección de uvas distintas, usando un corcho cónico con grapa metálica y botellas más gruesas, el vino era controlado. Al abrirlo se obtenía una deliciosa bebida con una chispeante característica al servirla y beberla.

Variedades de Champaña
Las champañas tienen diversas clasificaciones establecidas en función de su ensamblage (ensamblaje), dosage (dosificación) y añada (años).

Clasificación por ensamblaje
Blanc de Blancs es champaña blanca obtenida de una uva blanca. Por ley, esta solo puede ser elaborada con uvas Chardonnay. Al ser suave en su gusto, es un excelente aperitivo y es ideal para platos ligeros como mariscos y sopas.

Blanc de Noirs, son champañas hechas a partir de uvas tintas como el Pinot Noir o Pinot Meunier. Se caracteriza por un mayor cuerpo y un tono dorado más profundo. Es ideal para comidas con mucho sabor como carnes y quesos.

Rosé, esta champaña se produce de dos formas. La primera, añadiendo una pequeña cantidad de Pinot Noir al cuveé (cuba) del vino antes de la segunda fermentación. La segunda es dejando la piel de las uvas tintas como el Pinot Noir durante el periodo de maceración por unas horas antes de la fermentación y así da un tono rosa. ?

Clasificación por añada
La champaña sin añada, sans anneé o non-vintage (es decir sin año) se clasifica así porque está compuesta por diferentes cosechas y años. La champaña de añada, o vintage, indica que la bebida fue elaborada de uvas que fueron cosechadas en un mismo año y estas deben dejarse por un mínimo de tres años en barrica.

No Millésimé es sin añada y se obtiene a partir de la mezcla de varios vinos y cuenta con más años de lo común.

Millésimé es champaña de añada que se elabora a partir de cosechas muy especiales.

Grand Millésimé es champaña de añada que sólo se hace cuando la vendimia es considerada excepcional en toda la región.

Cuvée Prestige es la mejor selección de champaña de la casa.

Crémant es champaña más suave y tiende a ser un vino.

Clasificación por dosificación
En términos de dosificación la clasificación se hace según el contenido de azúcar aportado por el licor.

Extra-Brut, su contenido no es dosificado y varía de 0 a 6 gramos por litro, es decir es poco dulce y seca.

Brut tiene menos de 15 gramos de azúcar por litro.

Extra-sec cuenta con 12 a 20 gramos por litro.

Sec, entre 1,7 y 3 gramos por litro.

Demi-sec, de 33 a 50 gramos por litro.

Doux (dulce), con más de 50 gramos de azúcar por litro.

A la hora de elegir
Para escoger una buena champaña hay que fijarse en las burbujas que surgen al descorcharla. Cuando el líquido dorado sale de la botella, las burbujas rodean el interior y se desplazan hacia el centro de la copa desde donde ascienden hacia la superficie constantemente pero despacio en una fina hilera, llamada rosario. Entre más pequeñas sean las burbujas, la calidad del espumante es mejor.
 
A su vez, las burbujas ayudan a realzar el sabor frutal y además a retener su sensación espumosa que otorga un placer sedoso en la boca conocido como mousse. Sirva la champaña fría en copas de flauta puesto que ayudan a retener su sabor, aroma y acidez y permiten que sea mejor apreciada.

El Comité Interprofesional de los Vinos de Champaña señala que hay cuatro familias en las que cada una es para un momento en especial. Aunque el comité indica que esto no se reconoce en la etiqueta, hay características que lo pueden identificar.

Según la comida que vaya a servir debe escoger la mejor champaña que realce la mayor cantidad de sensaciones con sus comidas.

Las champañas de cuerpo son intensas, estructuradas y sensuales como aromas de humo, bosque, frutas rojas, porque predominan las cepas Pinot Noir y Pinot Meunir. Son ideales para cenas y van muy bien con patés, jamones y carnes blancas.

Las champañas de corazón son muy generosas, maduras y calurosas con aromas de miel, canela, con tonalidades cobrizas y rosas. Las más comunes son Brut, Vintage o Rosé. Son ideales para el cordero, comidas agridulces y platos gratinados.

Las champañas de espíritu son chispeantes, delicadas y frescas con notas cítricas, florales, de burbujas rápidas y ligeras, puesto que predomina el Chardonnay. Son excelentes aperitivos como las Brut o Blanc de Blancs, que complementan los mariscos, pescados y postres.

Las champañas con alma son maduras, complejas, ricas y con aromas de especies exóticas. Son las champañas de reserva especial que se deben apreciar solas, como las Cuveés o Vintage poco comunes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?