| 1/18/2008 12:00:00 AM

A concentrase

Las constantes interrupciones de internet, del Messenger y del celular, afectan la atención de los ejecutivos en el trabajo. La concentración es cuestión de disciplina y actitud, ¡mejórela!

Los profesionales cuentan con un arsenal de juguetes electrónicos que ofrecen todo tipo de gratificaciones instantáneas: el celular, el fax, la cámara digital, el I-pod, el Blackberry, el correo electrónico. La información está en todos lados. En segundos pueden acceder a las más recientes noticias en Francia, a datos sobre el clima en Indonesia, al último chisme de Hollywood o al movimiento de cualquier bolsa en el mundo. Con tantos estímulos, el estrés es cada vez más alto. Hay menos tiempo para hacer las cosas y por eso se trabajan muchos asuntos a la vez para hacer rendir el tiempo. Sin embargo, aunque esto parezca una práctica adecuada, atender todo simultáneamente puede ser tremendamente ineficiente.

Lo importante es encontrar la manera de dedicarse a completar las tareas una por una, dedicándoles toda la atención. "La atención es la facultad de fijar la actividad cerebral en un solo estímulo, ignorando los demás", explica el neurólogo Pablo Lorenzana.

En algunos casos, la persona puede tener una condición de hiperactividad y déficit de atención, pero eso no es muy común. "La mayoría de personas pueden concentrarse y poner atención en un solo tema, pero esto necesita disciplina", añade.

El estrés y la ansiedad también bajan la concentración porque el cerebro se sobrecarga de información y se cansa. Su funcionamiento se afecta porque tiene que responder a demasiados estímulos y no a un solo aspecto. Pablo Lorenzana sugiere algunas prácticas para completar tareas sin agotar el cerebro y dedicándole la atención necesaria a cada cosa.

1. Evite el exceso de estímulos. Desconéctese cuando debe escribir un reporte o revisar números importantes. Trate de no hacer llamadas ni recibirlas. Cierre los mensajes instantáneos y no escuche música que lo desconcentre.

2. Tome recesos para descansar. Si está muy saturado de información o tareas, tome un pequeño receso que le ayudará a recargarse para completar lo que falta.

3. Haga ejercicios de relajación. El cerebro funciona y se concentra más cuando está relajado, así que haga ejercicios de respiración o meditación que lo tranquilicen.

4. Duerma bien. El sueño es clave para aprender mejor y pensar con mente clara. Con un mínimo de seis a ocho horas de sueño podrá llegar alerta y con mejor atención a su trabajo.

5. Organícese y priorice. Haga una lista de todo lo que tiene que hacer y determine lo que tiene más importancia. Así no perderá el tiempo en asuntos que podrá resolver después o que puede delegar. Decida qué es lo urgente y empiece con esas tareas.

6. Enfóquese. Cuando se dedique a una tarea, termínela. Solo después continúe con la siguiente.

7. Disciplina. La atención es cuestión de disciplina. Propóngase hacer una cosa todos los días, con una pequeña rutina para que sepa que terminó lo que quería lograr.

8. Despeje el desorden. Bote lo que no necesita y sea práctico. Con un escritorio lleno de cosas será más difícil concentrarse.

9. Cronométrese. Para que las horas no se le pasen, ponga alarmas o fije tiempos en su reloj para completar las tareas. Así sabe cuánto tiempo debe dedicarle a cada cosa.

10. Avance. No se obsesione por pequeños detalles sin importancia. Si ya tiene la información y los números que necesita, proceda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?