| 11/8/2010 3:00:00 PM

La(s) casa(s) de sus sueños

Entre quienes cuentan con un alto poder adquisitivo, es cada vez más frecuente tener segundas residencias en países que ofrecen buen clima y un entorno natural envidiable.

Desde mediados de los años setenta, España ha sido el referente por excelencia del turismo residencial. Su maravilloso clima, su buena relación calidad–precio, su cultura y gastronomía, su entorno natural y su alto nivel de infraestructura y comunicaciones, han hecho de ese país un lugar ideal para tener una segunda casa para pasar las vacaciones o para instalarse definitivamente a la hora de jubilarse.

Cerca de 1,5 millones de extranjeros se han ubicado en las costas españolas, desde Cadaqués hasta Ayamonte y desde la Guardia hasta Hondarribia. Las provincias tradicionalmente más activas del litoral mediterráneo español son Alicante, Valencia, Málaga, Murcia y las Islas Baleares y, recientemente, han surgido otras que han adquirido un fuerte impulso como Tarragona, Gerona y Castellón. En todas estas ciudades las viviendas potenciales de uso turístico suponen la mitad del parque inmobiliario y en 75% corresponden a casas de pensionados alemanes e ingleses, en su mayoría.

Son todos lugares de ensueño, la meta de empresarios y directivos de alto nivel y, sin duda, de jubilados que buscan descansar en un lugar tranquilo y con buena calidad de vida para disfrutar tras años de arduo trabajo. Además de viviendas comunes, la tendencia se ha movido hacia el concepto integral de lo que significa turismo residencial. Si las personas se van a desplazar a vivir por una buena temporada tienen que contar con comodidades como complejos comerciales, deportes –especialmente el golf– y otras actividades de esparcimiento. La tendencia también ha sido a buscar mayor exclusividad, con condominios cerrados que impidan la entrada de personas no deseadas y que cuenten con todos los servicios, desde médicos hasta escolares, y con una infraestructura propia –energía, acueducto, carreteras– independientemente del lugar donde se ubiquen.

A este respecto, se destacan proyectos recientes en Murcia, como el de Mar Menor Golf Resort, un complejo de villas y apartamentos a tan solo cinco minutos de la playa, con precios que oscilan entre 195.000 euros y 452.000 euros. También está el desarrollo del Condado de Alhama Golf Resort, que ofrece una variedad de posibilidades con viviendas adaptadas a todos los estilos de vida y presupuestos. Sus precios, dependiendo de si se trata de viviendas con jardín privado o solarium, de apartamentos penthouse con vista sobre el campo de golf, de villas con piscina privada, o de casas en una isla en mitad de un lago, varían entre 85.000 euros y 159.000 euros.

Pero España no el único destino para este tipo de turismo, hay rivales importantes como Miami y California, dos de los mayores destinos de turismo residencial en el mundo, y otros como Francia, Italia, Malta, Grecia, Turquía, Portugal, Croacia, Túnez y Marruecos.

Con respecto a estos dos últimos países, constructoras y promotoras internacionales han saltado al norte de África con megaproyectos sobre sus costas. Tal es el caso de los Best Western Premier Apartments–Beach and Golf Residences, ubicados en Saidia, Marruecos, sobre el Mar Mediterráneo, con precios por apartamento que van desde 230.000 euros. Además de la gran extensión de playa arenosa y la espectacular cancha de golf, cuentan con una marina con deportes acuáticos de todo tipo, múltiples almacenes, restaurantes, jardines y piscinas.

Más hacia el oriente también se pueden encontrar desarrollos en lugares exóticos. Sin embargo, estos son sobre todo para los amantes del lujo que tengan un mayor poder de compra, pues los precios resultan ser, por lo menos en el caso de Dubai, bastante elevados. En dicho emirato se están construyendo las Islas Palm, un grupo de tres islas artificiales que reúne infraestructura comercial y turística. En la Isla Palm Jumeirah, por ejemplo, se ofrecen villas y casas con jardines de lujo y una espectacular vista sobre el mar, diseñadas exclusivamente por arquitectos internacionales. Otro proyecto en Dubai es The World, actualmente el mayor desarrollo en el mundo. Consiste de 300 islas artificiales construidas con arena del golfo pérsico que recrean un mapamundi sobre el cual se están levantando spas, residencias, resorts, hoteles, complejos de apartamentos y centros comerciales. El costo de las residencias turísticas en estos proyectos de Dubai está entre dos y seis millones de euros.

Además de los tradicionales Miami y California de los ochenta y noventa, cruzando el Atlántico también se brindan productos residenciales de gran magnitud que, si bien no cuentan con las grandes infraestructuras europeas o estadounidenses, ni el lujo de Dubai, presentan precios en ocasiones más económicos y tienen paisajes y temperaturas igualmente espectaculares, así como interesantes culturas con las cuales convivir. Panamá, el Caribe y el nordeste brasilero están entre los más apetecidos. En el caso de Brasil, por ejemplo, en Salvador de Bahía está el condominio Porto Seguro, cuyos precios oscilan entre 165.000 euros y 220.000 euros. Tiene vista al océano, sus villas fueron construidas con los más altos estándares europeos y cuentan con las facilidades de los mejores hoteles y resorts del mundo.

Para aquellos con un alto nivel de ingresos que quieran pasar largas temporadas en otro país en la tranquilidad de un hogar o, incluso, cambiar de residencia de manera definitiva con la sensación de unas excelentes vacaciones, el turismo residencial es la respuesta. El mundo ofrece diferentes acalternativas según los presupuestos y los intereses particulares de cada quien y, de hecho, no siempre es necesario comprar. Este estilo de vida también se puede gozar comprando un time–sharing, o tiempo compartido, el cual es ofrecido por múltiples empresas. Una de ellas es RCI, la empresa líder en hospedaje no hotelero que cuenta con 67.000 propiedades en cerca de 100 países alrededor del mundo. Sus afiliados pueden gozar, por temporadas, desde apartamentos citadinos hasta villas de campo extraordinarias, con membresías que en promedio cuestan 12.000 euros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?