| 6/23/2000 12:00:00 AM

Un desastre de proyecto

La nueva ley sobre revisoría fiscal, que ya pasó por la Cámara y a la que solo le falta la aprobación de la Plenaria del Senado, es una iniciativa burda y peligrosa. Para garantizar trabajo a miles de contadores desempleados, la ley obliga a todas las empresas incluso a las más pequeñas a tener revisor fiscal. De ser aprobada la ley, el número de empresas auditadas pasaría de 12.000 a 200.000. El salario del revisor tiene que ser como mínimo el 80% del mejor salario de la compañía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 527

PORTADA

Ranking de las marcas más poderosas en las redes sociales 2017

Las redes sociales se han convertido en un medio de interacción de las empresas con sus audiencias. Invamer y Dinero entregan los resultados de cómo las gestionan 100 de las principales marcas del país.