Un desastre de proyecto

| 6/23/2000 12:00:00 AM

Un desastre de proyecto

La nueva ley sobre revisoría fiscal, que ya pasó por la Cámara y a la que solo le falta la aprobación de la Plenaria del Senado, es una iniciativa burda y peligrosa. Para garantizar trabajo a miles de contadores desempleados, la ley obliga a todas las empresas incluso a las más pequeñas a tener revisor fiscal. De ser aprobada la ley, el número de empresas auditadas pasaría de 12.000 a 200.000. El salario del revisor tiene que ser como mínimo el 80% del mejor salario de la compañía.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.