| 2/1/2008 12:00:00 AM

Túnel de la discordia

En el sector empresarial quedó una sensación agridulce con la licitación para la construcción del túnel de La Línea. Por una parte, se considera que por fin se está avanzando en los procesos de contratación de las obras más importantes para la competitividad del país. Pero por otra, preocupa que no se haya esperado a terminar de construir el túnel piloto que se adjudicó en 2003 con el fin de conocer los riesgos geológicos a los que se sometería el proyecto principal. Según los ingenieros, este último tramo es el de mayor complejidad e incertidumbre para los técnicos, y como el riesgo geológico será asumido en su totalidad por el Estado, no se saben las repercusiones para las finanzas públicas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?