| 5/9/2008 12:00:00 AM

Triunfo contra biopiratería



Uno de los casos de biopiratería más sonados en el país acaba de ser fallado en Estados Unidos a favor del Centro de Investigación Agropecuaria Tropical, CIAT, con sede en Palmira. Se trata de una pelea que los investigadores iniciaron en 2001 contra el ciudadano estadounidense Larry Proctor, que decidió ‘patentar’ una variedad de fríjol amarillo -cultivado por siglos en países de América Latina- con el nombre de su esposa, ‘Enola’. La variedad recibió la patente número 5.894.079 en Estados Unidos, lo que motivó una dura batalla de los investigadores del CIAT, que acaban de ganar, y durante la cual lograron probar que el fríjol es una especie nativa y no un ‘descubrimiento’ de Proctor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?