| 3/26/2010 12:00:00 AM

Por el afán de los Nule...

La presión del Gobierno para que la Supersociedades le dé prioridad a la admisión del Grupo Nule a un acuerdo de restructuración de Ley 1116 ha sido muy fuerte. La razón, el Grupo Nule no solo participaba en la concesión que cedió de las obras de la Calle 26, sino también en otras concesiones viales –como la de Bogotá-Girardot y el Corredor del Paletará– y acueductos en varios municipios. De no ser admitidos, irían a liquidación y las obras se congelarían. Por el afán de acogerse a la Ley, para evitar sanciones que impidieran el desarrollo de su objeto social, al grupo le quedaron faltando documentos y requerimientos claves en la solicitud, que no permiten avanzar en el proceso. En la imagen, Miguel Nule, Representante Grupo Nule.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?