| 2/15/2008 12:00:00 AM

Pelea amarga

Las reuniones de conciliación entre Bavaria y Heineken, que se llevaron a cabo en enero pasado, fracasaron, por lo que la Superintendencia de Industria y Comercio tendrá la última palabra en esta disputa. Resulta que Heineken acusó a Bavaria de supuestas prácticas comerciales restrictivas de la competencia en restaurantes, discotecas, bares y hoteles. La cervecera alega que a través de conceptos de exclusividad, y luego de la figura de patrocinios, Bavaria no le permite comercializar su cerveza en estos canales, que están siendo colonizados por marcas como Peroni. La multinacional surafricana niega estos argumentos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?