No hay felicidad completa

| 4/11/2003 12:00:00 AM

No hay felicidad completa

La recuperación vista en la vivienda de estratos altos en Bogotá tiene contentos, pero preocupados, a los constructores. Resulta que después de la crisis, los constructores solo arrancan a construir cuando tienen casi vendido el proyecto. Entre el momento en que sale el proyecto y la entrega de la vivienda, fácilmente pueden pasar 12 ó 18 meses, por lo que en la práctica los precios de venta se están congelando, mientras el costo de la materia prima sube. El incremento de cerca del 12% que ha tenido el hierro en los últimos meses prendió las señales de alarma, porque si la oferta de vivienda sigue creciendo y se disparan los precios de la materia prima, esto va a afectar los cada vez más reducidos márgenes del negocio.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.