| 11/28/2003 12:00:00 AM

Más ingresos para el gobierno.

Para solucionar el problema fiscal, el gobierno encontró una nueva veta de recursos para explotar. Se trata de la venta de la participación accionaria en empresas que están en manos de diversas entidades públicas y que podrían valer cerca de $1,7 billones. En el inventario de firmas que se ofrecerían hay de todo. Desde las empresas de los ministerios, de Fogafin, del BCH o del IFI en liquidación, hasta compañías menos atractivas. Sin embargo, la suma que se puede obtener en una operación masiva de enajenación parece muy atractiva.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?