| 3/30/2007 12:00:00 AM

Mal ejemplo

La Superintendencia de Notariado es un desafortunado ejemplo de ineficiencia en el sector público. El 15 de febrero revivieron las superintendencias delegadas para Notariado y para Registro y la dirección Financiera, tres cargos que habían sido suprimidos en 2004. Además, el proyecto más importante de esa dependencia, el de unificar los archivos de las oficinas de registro se atascó completamente. En dos años han logrado integrar apenas 32 de las 190 oficinas de registro del país. La presión de algunos notarios, y el hecho de que en ese lapso hubo tres superintendentes parecen ser la causa de esta demora.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?