| 8/31/1998 12:00:00 AM

La CIA espía a Clinton

A una división en la CIA que monta el perfil sicológico de los líderes más importantes del mundo no se le escapó ni el propio Presidente Clinton. Al parecer, sus patrones de vida dejan entrever que es un "alcohólico secreto".



La evidencia parece abundante. Su nariz roja, los seguidos problemas de voz, la caída que sufrió en la casa de su compañero de golf Greg Norman a las 2:00 a.m., y su hábito de trabajar solo y hasta tarde en la oficina Oval de la Casa Blanca dejan mucho qué desear. Además hay otros hechos: su hermano ha sido drogadicto, su madre es una jugadora empedernida y su padrastro es alcohólico. Dicen que quienes sufren esta enfermedad recurren a crear sus propios problemas como llamado de atención, algo en lo que Clinton se ha especializado últimamente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?