| 3/26/1999 12:00:00 AM

Discriminación legal.

Algunos analistas han descubierto que la ley de reforma tributaria tiene una joya mayor. Según el artículo 27 de la ley 487 del 24 de diciembre de 1988, las bonificaciones y/o indemnizaciones en programas de retiro se han declarado exentas del impuesto de renta para los servidores públicos. Pero no para quienes resulten despedidos de las empresas privadas. ¿Hay alguna razón de equidad o eficiencia detrás de esta absurda norma?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?