| 12/12/2003 12:00:00 AM

Desde Wall Street.

A los banqueros internacionales les preocupan dos cosas sobre el estado de la economía colombiana a fin de año. De una parte, les parece arriesgado que el Banco de la República haya respondido con tanta diligencia a dos solicitudes del presidente Uribe: la de pagar deuda externa con reservas internacionales y la de inducir un alza en el precio del dólar con una subasta de opciones put. Consideran que con ello queda en entredicho la independencia del Emisor frente al gobierno. De otro lado, les inquieta el hecho de que el déficit fiscal del gobierno central el próximo año pueda subir a 5,7% del PIB, a pesar de las reformas. Creen que la tarea de ajuste debe ser más fuerte y que las reformas apenas serán una compra de tiempo para que en 2004 vengan los cambios de fondo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?