| 6/8/2007 12:00:00 AM

Decisiones al congelador

La incertidumbre en el futuro del TLC con Estados Unidos tiene en vilo la inversión extranjera en el sector de textiles y confecciones. La peruana Cotton Knit, que había escogido a Medellín como una sede alterna para la exportación de sus prendas de vestir para clientes como Chikos y Liz Clairbone, y tenía planeada una inversión inicial de US$1,5 millones, está a la expectativa del futuro del acuerdo. Algo parecido sucede con la venezolana Telares Maracay, que está en fase de planificación de una planta en Medellín, con una inversión superior a los US$20 millones. La empresa está a la espera del resultado definitivo de las negociaciones del TLC y analiza el impacto de la tasa de cambio que considera un grave problema para la producción.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?