| 5/18/1998 12:00:00 AM

Corfivalle

La venta de las acciones de Lloreda en Corfivalle no está ocurriendo a la velocidad que demandan muchos de sus socios.



La modalidad de contrato de adhesión que se ofreció a los compradores ha desanimado a los bancos españoles y ha llevado a Luis Carlos Sarmiento a tomarse todo su tiempo para su propuesta. La demora está angustiando a los socios, entre los que se cuentan Scarpetta, el grupo Caycedo, Ardila y los cafeteros, y el mismo Lloreda.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?