| 11/28/2003 12:00:00 AM

Convenio forzado.

La decisión de convertir en convenio el decreto que obliga a los establecimientos de crédito a realizar una inversión forzosa en préstamos para vivienda de interés social, no fue movida por la voluntad del gobierno, sino por una fuerte presión de Fondo Monetario Internacional. Los funcionarios de la entidad multilateral insistieron en evitar que el plan presidencial se transformara en norma, por cuanto iría a contrapelo de todos los estándares de la ortodoxia financiera internacional. De hecho, Colombia desmontó con gran dificultad la mayoría de las inversiones forzosas en los 90. Con el acuerdo, los bancos destinarán el 0,5% de su cartera bruta (cerca de $480.000 millones en dos años) a créditos de VIS de hasta $17 millones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?