| 10/1/1993 12:00:00 AM

Confidencias

LA COMPRA de Pomona por parte de Cadenalco fue ante todo la adquisición de una "cultura de calidad". Las disputas familiares precipitaron la venta de la cadena de supermercados. Su situación de liquidez no era del todo buena e incluso registró pérdidas en 1992. Algunos expertos sostienen que Pomona está sobre-equipada en sus distintos puestos de venta. Para Cadenalco el reto es utilizar rentablemente la marca Pomona como sinónimo de calidad. Obviamente para eso hay que mantener la calidad, lo cual es bastante difícil en una cadena del tamaño de Cadenalco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?