| 10/1/1994 12:00:00 AM

Confidencias

El nombramiento de Carlos Antonio Espinosa fue una cuota que le debía el presidente Samper a su padre. Gustavo Espinosa, active político del Valle y cuota de Quico Becerra, quien además propuso que se involucrara en las negociaciones de paz al cartel de Cali. Carlos Antonio tiene una hoja de vida bastante opaca, pero con él Perry aspira a darle un vuelco (¿clientelista?) a la DIAN.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?