| 11/1/1994 12:00:00 AM

Confidencias

El ministro de Desarrollo, que pertenece a la escuela de los prehistóricos en economía, está feliz porque ahora van a desfilar por su despacho todos los empresarios que no quieren que les impongan controles de precios a sus productos. Así se siente importante. Por ahora están en la lista de los futuros controles los productos farmacéuticos y el negro de humo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?