| 1/1/1995 12:00:00 AM

Confidencias

Carlos Wolff es otro que se gano la lotería con el IFI. Viaja, en primera clase, cuando los funcionarios de su rango no lo pueden hacer. Está remodelando la presidencia, recién refaccionada por su antecesor. Viaja a Medellín todos los fines de semana por cuenta del Instituto: ha gastado en los dos últimos meses $2'500.000 en pasajes. En Medellín pertenecía al "costurero", un grupo de análisis formado por industriales, pero sus compañeros se aburrieron con él y lo echaron.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?