| 4/1/1997 12:00:00 AM

Confidencias

Daniel Samper Pizano ha vuelto a afinar la pluma para elaborar ciertas comunicaciones claves del gobierno. Un buen ejemplo de su estilo fue la dura carta que la canciller María Emma Mejía le envió al general Barry McCaffrey a comienzos del año a raíz de la condena a los Rodríguez Orejuela. Como se sabe, la misiva tuvo efectos diplomáticos bastantes, negativos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?